La niebla letal que devoró Londres

En 1952 la capital inglesa sufrió su mayor episodio de contaminación, que causó varios miles de muertos

image

Todos tenemos en la mente la imagen del Londres de antaño: una ciudad envuelta en la niebla, en cuyos callejones uno podía encontrarse cualquier sorpresa, incluso la más desagradable de todas: a Jack el Destripador. Pero el célebre smog londinense era en realidad el fruto de la fusión entre la niebla natural que producía el Támesis, y el humo contaminante que salía de las chimeneas de sus casas y fábricas.

En el invierno de 1952, Londres vivió su episodio más famoso y terrible relacionado con el smog. Una ola de frío sin precedentes, hizo que las chimeneas y las calefacciones de las casas funcionaran a un ritmo muy por encima del habitual. Para colmo de males, el carbón de mejor calidad se había destinado a las exportaciones, y los londinenses tuvieron que utilizar uno mucho más contaminante.

El resultado fue una ola de polución que sumió a la ciudad en las tinieblas durante varios meses y que causó numerosos muertos. según algunas fuentes, cerca de doce mil.

Fotos. Getty.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Fotoimpactos