Actores eligen Tootsie como mejor película de todos los tiempos

El padrino ocupa el segundo puesto

image

Time out ha reunido a un selecto grupo de actores americanos y europeos, encabezados por Juliette Binoche, pero en el que no figura ningún español, para que escojan sus 100 películas favoritas de todos los tiempos. Y llama la atención que Tootsie ha sido el título que encabeza el ranking. Curiosamente, para encontrar clásicos como Ciudadano Kane hay que bajar hasta el puesto 30. En la galería superior hemos reseñado las diez primeras películas de dicha lista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tootsie (1982)

Sin duda es una comedia muy divertida y brillante pero, ¿tanto como para considerarla la mejor película de todos los tiempos? Da la impresión de que los actores han juzgado "lo que les toca", y que han valorado la soberbia y esforzada caracterización de Dustin Hoffman dando vida a un hombre (actor en paro, además) que ha de hacerse pasar por mujer para conseguir un papel.

El padrino (1972)

Una de las mejores películas jamás rodadas sobre la mafia, y un clásico imperecedero que si suele estar en las listas de los mejores filmes de la historia. Aunque, nuevamente, es probable que los actores hayan caído rendidos por la magnética interpretación de Marlon Brando, y del resto del soberbio reparto.

Una mujer bajo la influencia (1974)

Segunda sorpresa en la lista. Una magnífica película de John Cassavetes que hoy está demasiado olvidada por los aficionados. Ahora sí que se confirma del todo la teoría de que los actores han valorado sobre todo el aspecto interpretativo para emitir sus votos. Y es que el filme destaca especialmente por la extrema composición de su actriz protagonista, Gena Rowlands, que encarna a un ama de casa con graves problemas de inestabilidad emocional y adicta al alcohol. Una desgarradora interpretación por la que estuvo nominada al Oscar.

Cinema Paradiso (1989)

¿Quién no ha soltado una lágrima furtiva en la escena final de esta película italiana? Una emotiva oda al cine, llena de momentos memorables, pero también con una cierta tendencia a la cursilería.

Matar a un ruiseñor (1962)

Un clásico con  mayúsculas, dirigido por Robert Mulligan, y con una memorable interpretación de Gregory Peck. El mundo adulto visto a través de la mirada infantil es algo que siempre cautiva.

El padrino 2 (1974)

No es exagerado decir que esta segunda parte es incluso mejor que la primera. Al Pacino acababa de rodar Sérpico, y se confirmó aquí como uno de los más admirados actores de su generación. igualmente le sucedió a Robert De Niro, quien se vio catapultado al estrellato por su interpretación del joven Vito Corleone en el larguísimo flashback central.

Annie Hall (1977)

Junto con Manhattan puede ser la película más emblemática de Woody Allen. Una deliciosa cinta que definió una nueva forma de entender la comedia pero que, quizá, ha perdido parte de su fulgor con el paso del tiempo.

Boogie nigths (1997)

Más sorpresas en la lista. La película que dio a conocer a Paul Thomas Anderson, es una vibrante y contundente visión del mundo del cine porno durante los años 70 y 80. Supuso la resurrección de Burt Reynolds, en uno de los mejores papeles de su carrera, y la consagración de un puñado de jóvenes actores, entre ellos Mark Wahlberg y Philip Seymour Hoffman.

Las zapatillas rojas (1948)

Un filme mítico, y una de las mejores películas sobre el mundo del ballet que se han rodado nunca. Dirigida por Michael Powell y Emeric Pressburger, es una cinta para paladares exquisitos, con un uso del color realmente asombroso.

Taxi driver (1976)

Una cinta genial de Martin Scorsese que no necesita presentación. El descenso a los infiernos de un veterano de Vietnam aquejado de insomnio, que recorre las peores calles de Nueva York en su taxi, y que decide limpiar la ciudad de escoria, supuso la consagración definitiva de Robert De Niro. Una cinta tan violenta y sórdida como, a la vez, sutil y delicada, que destaca por su acertado y realista retrato de ambientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades