Armas desmontadas, como nunca las has visto

Los particulares bodegones de un fotógrafo americano están hechos a base de piezas de rifles, pistolas y metralletas

Nagao McCarthy es un fotógrafo estadounidense que se define a sí mismo como un “forense de armas de fuego”. Esta singular pasión nació cuando tenía 24 años y, durante un viaje a Rusia, tuvo ocasión de disparar un viejo rifle soviético fabricado en 1942.

Desde entonces, el artista se dedica a coleccionar fusiles y revólveres de todos los ejércitos del mundo, para diseccionarlos pieza a pieza y luego componer unos particulares “bodegones”. Esta práctica le ha llevado a una curiosa conclusión: “Lo más fascinante es ver cómo instrumentos de tan alta precisión han sido fabricados con tan pocas piezas.

Las armas de fuego del siglo XX son un claro ejemplo de lo que ahora llamamos tecnología low cost, de cómo obtener el mejor producto con la menor cantidad de elementos posibles”. Nagao se plantea ahora dar un paso más ambicioso en su trabajo, e intentar hacer lo mismo con armas de más calibre; concretamente, con tanques y piezas de artillería pesada. No queremos ni imaginar lo que ocurrirá si un día le da por diseccionar un portaaviones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rifle Garand

Fabricado en 1936 y usado por el ejército de EEUU hasta la Guerra de Vietnam. Despiezado en sus 65 componentes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Revolver Webley

De 1915. Tenía 43 piezas y fue la pistola oficial de los miembros del Ejército británico hasta finales de los años 60.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Metralleta Thompson

De 1919. Se convirtió en leyenda durante la Ley Seca por ser el arma preferida de los gánsters. Solo tenía 27 piezas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades