Ley Wert_ toda la verdad sobre la nueva ley de educación

Todo lo que querías saber sobre la Ley Wert y nadie te explica bien

image

Puede ser que José Ignacio Wert tenga poco de artista y bastante de sistemático, lo que le permitiría, si quisiera, enfrascarse en la densidad del Ulises de James Joyce en un vagón de metro abarrotado de gente. Veamos por qué: según la neurología, en el cerebro de las personas como él se activan fácilmente unos circuitos llamados inhibidores latentes que le permiten filtrar y hasta eliminar toda la información o ruido ajenos a la tarea que está ejecutando. ¿Será por eso que mientras preparaba su reforma educativa no han llegado a su despacho el sonido de la marea verde en pleno fragor, la bulla de las protestas de estudiantes y las voces discordantes de otros políticos? Si esto fuese así, quizá cabría esperar por parte de sus detractores un poco de clemencia hacia el ministro ahora que se inicia un nuevo curso.

Contra viento y marea

Nada más lejos de la realidad. Sin duda, los inhibidores de Wert están en perfecta forma, y su atención sobre la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y la exposición de motivos y contenidos no deja un resquicio a la distracción. En el mes de julio, la reforma logró sortear una por una las once enmiendas presentadas por los grupos de la Oposición. Esto significa que la norma continúa adelante y podría empezar a aplicarse el próximo curso 2014-2015. La diputada socialista Carmen Montón califica esta actitud de arrogante, prepotente y provocadora. Y según el portavoz de Educación del PSOE, Mario Bedera, el ministro se ha comportado igual que un muro sobre el que rebota cualquier sugerencia.

Esta no es la reforma global y profunda que necesita nuestro sistema educativo”

Nicolás fernández presidente del sindicato de profesores ANPE

Los ánimos caldeados del verano ya presagiaban que este será el otoño más sofocante de la historia para reclamar la dimisión de Wert y conseguir que se escuchen, con más fuerza si cabe, los “No” a la LOMCE y a los recortes. Aún no han abierto las aulas y el calendario escolar echa humo: huelga general de 72 horas para los días 15, 16 y 17 de octubre, protestas y marchas por las arterias de las principales ciudades, y llamamiento por parte de los sindicatos de estudiantes, CCOO y UGT a una movilización rotunda de los profesores. Llaman a la lucha y a endurecer las protestas desde los primeros días de curso. “Para fortalecer la respuesta desde el primer momento es necesario intensificar el movimiento estudiantil”, dice el Sindicato de Estudiantes. Su mensaje no admite matices: “La LOMCE hay que retirarla; ni reformarla, ni enmendarla”.

Las razones del ministro

Y mientras tanto, Wert recurre en su defensa a un clásico de Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Su artillería son armas de alta precisión: en España, el desempleo juvenil supera el 57%; el 23,7% ni estudia ni trabaja, y la tasa de abandono escolar ronda el 25% –el 35% en alumnos de familias con rentas más bajas–. Es decir, uno de cada cuatro jóvenes deja los estudios antes de terminar la ESO. Los datos duplican los del resto de países de la UE. Los repetidores restan 2.500 millones a las arcas del Estado.

Y, según Juan José Dolado, catedrático de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid, los informes de PISA y PIRLS plasman “el progresivo deterioro de los conocimientos que aporta la ESO”. Para Dolado, resulta incomprensible que, frente a los déficits de rendimiento educativo acumulados durante las dos últimas décadas, la polémica se haya centrado en la asignatura de Religión o en la Educación para Ciudadanía. Y mientras, la proporción de alumnos que no alcanza los mínimos requeridos en ciencias, lectura y matemáticas supera en 3 o 4 puntos a la media de la UE. “Lejos de interpretarse como una tendencia a la mediocridad, los datos revelan que el rendimiento se distribuye a modo de reloj de arena. Los buenos estudiantes son bastante mejores y los malos mucho peores. En otros países, donde la educación pública tiene prestigio, como en los lycées franceses y las skole noruegas, la gráfica es claramente un hexágono”.

La bomba Wert puede acabar con la igualdad de oportunidades. Necesitamos más recursos y menos catecismos”

Rafael Simancas diputado socialista

En el último pleno del Congreso, el ministro justificó la reforma para solventar un sistema estancado y rígido que no proporciona los resultados académicos deseados. Como debilidades, el ministro expuso la diferencia de resultados entre comunidades autónomas, la baja autonomía de los centros y la tasa irrisoria de titulados de FP. Sobre las evaluaciones externas, el ministro asegura que los resultados académicos han mejorado en los 17 países europeos que las han aplicado. “No tienen un fin punitivo, ni servirán para clasificar centros, ni establecer rankings. La LOMCE intenta aplicar y establecer recetas similares a las que han permitido a esos países mejorar sus resultados. Son medidas basadas en la evidencia, nunca en el capricho o la improvisación”. Pero por más que el ministro insista en la reforma como una decisión inaplazable, para la mayoría de los grupos políticos nace con un certificado de defunción bajo el brazo que firmaron en verano sus portavoces, a excepción de UPyD, UPN y Foro Asturiano.

Nacida para morir

En tal acta, los diputados se comprometen a derogarla en la próxima legislatura por considerarla insolidaria y elitista. En el texto señalan que la ley supone “un ataque a la igualdad de oportunidades, un retroceso en la equidad y en la calidad de la educación, y una clara transgresión de las competencias de las comunidades autónomas”. Desde algunos partidos ya ha habido amenazas de insumisión. “Trabajaremos para que el Gobierno y la sociedad de Cataluña no la acaten”, ha advertido Joan Tardà desde Esquerra Republicana.

Si la ley nace muerta para una parte del Congreso y sin el consenso ni el acuerdo necesarios, ¿qué se puede esperar?

Injusta y desigual

Si echamos la vista atrás, ninguna Ley Orgánica de educación ha contado jamás con el consenso, ni político, ni ciudadano. ¿Qué hay de nuevo esta vez? Quizá la virulencia.

Sirva de ejemplo la intervención de un miembro del Sindicato de Estudiantes en el Congreso de los Diputados contra la LOMCE. En días alcanzó en YouTube más de 400.000 visitas, y en horas la red había recibido miles de mensajes de apoyo.

Quo solicitó hasta diez veces una entrevista con el ministro Wert. A fecha de cierre de esta edición, no hemos obtenido ninguna respuesta concreta

Para el rector de la Universidade da Coruña, Xosé Luis Armesto, el estacazo más fuerte lo asestó el Decreto de abril de 2012, “que cambió la filosofía de las tasas universitarias de matrícula y pasó a ser un porcentaje del coste del servicio, diciendo que se incrementarían progresivamente hasta cubrir el coste total. Esto es atribuir a las familias un pago que ya está financiado con los impuestos de los ciudadanos”. Además, Armesto considera que el nuevo sistema exige a los becados un rendimiento académico mayor, cuando son los que tienen una situación económica y social más desfavorable.

Y en medio de tanta polémica, sorprende la opinión de Jesús Jornet, catedrático de Medición y Evaluación Educativas de la Universitat de València, quien dice que los resultados del informe PISA no son tan catastróficos ni tan grande la brecha que separa la media de la OCDE con la nuestra si nos fijamos en el nivel socioeconómico y cultural de las familias.

¿No fue el escritor Andrew Lang quien comparó las estadísticas con el uso que hace de la farola un borracho? Se apoya, en lugar de iluminarse. ¿Podría este argumento echar por tierra la justificación de la LOMCE?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Infantil, primaria y secundaria

Las comunidades autónomas tendrán menos peso sobre el contenido y habrá exámenes de control al final de cada ciclo

  • Se producirá un refuerzo de las asignaturas vehiculares con mayor número de horas lectivas: Lengua, Idiomas, Matemáticas y Ciencias.

  • Se potencia el uso de herramientas de comunicación e información tanto para alumnos como para profesores.

  • Mayor control de los contenidos por parte del Gobierno central. 65% en las Comunidades Autónomas con un segundo idioma oficial. 75% el resto.

  • Al final de cada nivel educativo, prueba de conocimientos adquiridos. En 4º de la ESO esta prueba decidirá el paso a Bachillerato. Podrán presentarse hasta con tres asignaturas suspensas, siempre que dos de ellas no sean Lengua y Matemáticas.

  • Prueba obligatoria en 3º de Primaria para la detección precoz de problemas de aprendizaje.

  • Desaparece la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Los alumnos podrán elegir entre Religión y Valores Culturales y Sociales (en primaria) y Valores Éticos (en secundaria).

  • En el último curso de la ESO, los alumnos tendrán que realizar un curso de iniciación a la Formación Profesional o al Bachillerato, según haya sido su elección.

  • Práctica diaria de ejercicio físico durante las horas de jornada escolar y promoción de este y de una dieta equilibrada fuera de las aulas, con programas específicos.
Formación profesional

Habrá una primera etapa básica de dos años y otra de especialización, también de dos cursos

  • Nueva Formación Profesional Básica. Se podrá cursar a partir de los 15 años y estará dividida en dos cursos.

  • El grado medio de Formación Profesional estará dividido en dos cursos e incluye prácticas en empresas.

  • Terminada esta fase, el alumno podrá continuar con un grado superior de otros dos años. Y como ahora, se le facilitará reengancharse a la formación universitaria.

 

Bachillerato

Tendrá cuatro modalidades, en vez de tres, y asignaturas de libre elección

  • Cuatro modalidades, en lugar de tres: Humanidades, Ciencias, Ciencias Sociales y Artes.

  • Las asignaturas comunes serán Lengua Castellana y Literatura, Filosofía e Inglés.

  • La Educación Física es obligatoria en los dos cursos.

  • Asignaturas específicas. Las cuatro modalidades de Bachillerato disponen de un listado de asignaturas específicas de libre elección por parte del alumno (Análisis Musical, Dibujo Artístico, Dibujo Técnico, Imagen y Sonido, Psicología, etc.). Es obligatorio cursar entre dos y tres, dependiendo de si la comunidad autónoma tiene lengua cooficial o no.

  • Las lenguas cooficiales son obligatorias en las regiones que las tengan.

  • Los centros no están obligados a ofrecer más de un tipo de Bachillerato.
  • Solo se podrá repetir una vez por curso y excepcionalmente dos veces un mismo curso. Se pasará de uno a otro con hasta dos suspensos, de los que los estudiantes deberán matricularse nuevamente.
  • Se conseguirá el título con una prueba de nivel diseñada por el Ministerio de Educación que sustituirá a la Selectividad y como puerta de acceso a la Universidad.
  • La reforma abre la posibilidad a las universidades de realizar pruebas de acceso diseñadas a la medida por los propios centros.

 

Profesores

Tendrán más alumnos por clase y menos ayuda de interinos, aunque podrán pedir expertos acreditados

  • Mayor autoridad de los directores. Deberán acreditar cinco años de docencia y un curso específico de formación. Podrán fijar requisitos y méritos para los puestos de funcionarios docentes e interinos.

  • Excepcionalmente, las comunidades podrán incorporar expertos, como profesores bilingües, con la debida titulación y formación.

  • Aumenta el ratio de alumnos por clase un 10%. Además, según sus detractores, esto afectará a la supervivencia de los CRA, esto es, los colegios rurales, que son los que más están sufriendo los recortes derivados de la crisis.
Puntos Calientes

Religión
Los alumnos de primaria y ESO podrán elegir entre religión confesional o una alternativa, que se llamará, según la etapa, Valores Sociales o Culturales y Valores Éticos. Tanto la Religión como su alternativa serán evaluables, y su nota contará para la media del curso, ya sea para optar a una beca o para calcular las pruebas externas de evaluación.

Castellano
La norma garantiza la enseñanza en castellano cuando así lo decidan los padres. Si no lo pueden ofrecer, tendrán la alternativa de recurrir a un centro privado que pagarán las autonomías con lengua cooficial. La memoria económica de la LOMCE reserva para ello un presupuesto de cinco millones de euros, suficientes para garantizar este derecho a unos mil alumnos. Es un mecanismo excepcional y transitorio.

Formación Profesional
Según el PSOE, la nueva FP retrocede a tiempos en que recogía a los malos estudiantes. Y si las empresas alemanas invierten en esta FP una inversión anual próxima a los 30.000 millones de euros, ¿qué puede esperarse de las españolas?

Becas
El anuncio del Ministerio de Educación indicando que habría que obtener una puntuación superior al 6,5 para mantener una beca generó tal rechazo que retrocedió hasta el 5,5 para optar a matrícula gratis y 6,5 para becas que conlleven una retribución económica. 
Además, esto no acaba aquí, ya que a partir del segundo curso universitario la mantendrán si han aprobado entre el 65 y el 90% de los créditos, según las carreras. Las becas tendrán dos partes: una fija y otra variable.
Por último, desaparecen las becas salario, las de movilidad y los complementos.
En el caso de las Erasmus, parece que por ahora se salvarán. Ya que han pasado a una nueva cartera, la Erasmus Plus, que goza de un incremento de presupuestos.

Segregación por sexos
Las administraciones podrán subvencionar y concertar la financiación de colegios que educan a sus alumnos por separado según el sexo, siempre que no exista discriminación entre el alumnado.
Esta es una de las cuestiones más espinosas de la denominada Ley Wert, con todos los grupos políticos en contra, menos el PP.

Vuelven las viejas reválidas
Los colectivos contrarios a la LOMCE temen que los centros se clasifiquen en guetos o de élite y que, como ocurría en la época de sus abuelos, los colegios se conviertan en academias para preparar al alumnado a superar estos exámenes. El ministro niega que sean reválidas que cierran puertas a quienes suspenden, sino “caminos de señalización”.

Zurras y agasajos

Clara es la confrontación existente entre los argumentos o calificativos a favor y en contra de la ley Wert.  Por un lado, “competitiva, eficiente o con rendimiento económico”. Por otro, "sexista, partidista, elitista, excluyente y antieducativa”. Lo que está claro es que a esta Ley se la ama o se la odia, pero no ha dejado a nadie indiferente.

Finlandia, ejemplo a seguir

El país escandinavo es el número uno en logros educativos. Su modelo es resultado de un vuelco total al sistema. Allí, la formación del profesorado es exquisita, gozan de mayor autonomía en su trabajo y de un salario muy bueno. Destaca también su equilibrio. Apenas se advierten variaciones en los resultados de sus centros, ya sean rurales, urbanos, en regiones ricas o pobres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias