La impotencia a través de los tiempos

Fue considerada un castigo divino y se usó como arma política. Lo que habrían dado los antiguos por tener viagra

image

Los impotentes de todas las épocas callaron y sufrieron en silencio. Padecer un mal tan privado era la muerte en vida. Al filósofo griego Dionisio de Heraclea le regalaron una prostituta, pero cuando vio que ante ella nada se elevaba, la devolvió diciendo: “No puedo tensar el arco. Que otro lo haga”. Y se dejó morir de hambre. Una tragedia que rondaba a muchos hombres. Para los antiguos, aquella terrible e inesperada maldición solo podía venir de los dioses, airados por alguna falta.

Una afección manipulada
Observando la historia, uno se pregunta si ha existido realmente la impotencia. Más bien parece que ha sido un cajón de sastre donde se ha echado de todo, lo que la ha convertido en una excusa perfecta para satisfacer turbios intereses.
Desde un punto de vista médico, la impotencia, o “disfunción eréctil”, es la imposibilidad de tener erecciones para poder consumar el acto sexual. Hay una impotencia fisiológica, con la que se nace o es causada por una enfermedad, y otra psíquica, inducida por experiencias traumáticas. A su vez, puede ser absoluta (la imposibilidad de hacerlo con nadie) o relativa (imposibilidad de hacerlo con una persona determinada). También puede ser temporal o permanente. Pero si la impotencia hubiera consistido solo en esto, seguramente habría sido un problema más fácil de superar.

La impotencia fue usada como pretexto para ridiculizar o chantajear a personajes poderosos

Al iniciar un viaje para ver qué se esconde bajo la temida palabra comprobamos que el paisaje es tan variado como las civilizaciones que ha conocido la Humanidad. Para los romanos, el impotente estaba envuelto en un aura pecaminosa y contaminaba a quienes convi­vían con él. En uno de sus poemas, Catulo nos cuenta la historia de Cecilio: “Cuyo puñalito, que le cuelga más lacio que una acelga tierna, nunca se le levantó ni a la mitad de la túnica”. Tuvo que ser su propio padre quien desflorara a su mujer, ya que él no podía. Y luego, ella no dudó en entregarse a los brazos de otros.

Pero la ausencia de erección se convirtió en un arma política. Se celebraba un matrimonio y, si posteriormente este no satisfacía las expectativas económicas o de otra índole, se anulaba. Porque la Iglesia, al menos desde el siglo XII, admitía la impotencia como cau­sa legítima de disolución. Fue la argucia del papa Borgia para desembarazarse de su yerno, Giovanni Sforza, y volver a casar a la bella Lucrecia con Alfonso de Aragón. Anteriormente, en tiempos menos corruptos, el rey francés Felipe Augusto alegó lo mismo para quitarse de en medio a la danesa Ingeborg, pero el papa Inocencio III se lo denegó.
En el siglo XVII esta ya se había convertido en una costumbre entre la nobleza. Fue así cómo, en Inglaterra, la atractiva Francess Howard logró romper los lazos que la mantenían atada a su primer marido, para casarse posteriormente con el hombre del que estaba locamente enamorada: el conde de Somerset.

Poseídos por los Diablos
Con el transcurso de los siglos, la responsabilidad de la impotencia pasó de los dioses a los demonios. Desde Tomás de Aquino, si alguien no creía que Luzbel y sus acólitos producían impotencia, era visto como un hereje; el teólogo llegó a escribir: “La fe católica nos enseña que los demonios dañan al hombre y pueden poner obstáculos a la relación sexual”. Así, se pensaba que cuando la cópula se hacía únicamente por placer, el demonio se empleaba a gusto, haciendo que el miembro pareciera la torre inclinada de Pisa. Contra la impotencia, se recomendaba ir a la cama rezando y solamente para procrear.

A la mojigatería se unieron la paranoia y la locura en los tiempos de plenitud de la Inquisición, que usó la impotencia como un subterfugio para controlar a los ciudadanos, atemorizarlos, ejercer humillaciones a diestro y siniestro, satisfacer oscuros instintos y perpetrar venganzas de toda clase. La maquinaria inquisitorial se sirvió a placer de las clases populares, que debieron de ver en sus juicios y autos de fe un procedimiento para salir de la monotonía y neutralizar su miseria con chivos expiatorios. Por todas partes surgieron mujeres que denunciaban la impotencia de sus maridos. Para dirimirla, se formaban tribunales públicos donde el reo, ante los ojos y las chanzas de los jueces y de la muchedumbre, debía desnudarse, tener una erección y eyacular. Si no sucedía así, es que estaba bajo los efectos de un maleficio y su matrimonio no valía un duro. O sus hijos no eran realmente sus hijos. Semejante práctica duró ¡hasta 1896!, fecha en que la corte suprema de Illinois (EEUU) requirió a un médico para que comprobara la impotencia de un acusado y, tras escuchar el correspondiente dictamen, anuló su matrimonio.

Castrados voluntariamente
Pero, aunque estamos hablando de una afección que siempre ha sido considerada dolorosa y humillante, eso no impide que la propia sociedad haya fabricado voluntariamente impotentes por el camino más sencillo y directo: la castración.
Los ejemplos más claros son los eunucos, que ya existían en Babilonia, y más tarde en Roma, y en el mundo árabe y oriental, donde eran considerados idó­neos para vigilar los harenes y serrallos.
Pero no fueron los únicos. En el Renacimiento se hicieron muy populares los castrati, emasculados de niños para que conservaran la tonalidad femenina de la voz. El último de esta estirpe fue Alessandro Moreschi (1855-1922), apodado “el ángel de Roma”, cuya hermosísima voz podemos escuchar gracias a las grabaciones de la época.

La edad moderna
La razón comenzó a imponerse en este espinoso tema tras el surgimiento, en el siglo XIX, de dos escuelas de conocimiento antagónicas y, como siempre, complementarias: la fisiológica y la psicológica.
La primera estudió la causa orgánica de la disfunción eréctil por el método de ensayo y error hasta que, ya bien entrado el siglo XX, en 1934, Lower Cloverly de­mostró que era la hipófisis la que controlaba la disfunción eréctil. La escuela psicológica arranca, naturalmente, de Freud, para quien la impotencia se debía a la regresión producida por el complejo de Edipo. Aparte del psicoanálisis, prescribía una larga abstención sexual, en la que estaba prohibida también la masturbación; incluso se crearon artefactos que imposibilitaban realizarla.

En la Edad Media se creía que los hechizos del diablo provocaban la pérdida del vigor sexual

Para la Iglesia, la ausencia de vigor siguió siendo causa de disolución del matrimonio. Según el canon 1084, publicado en 1983 por el papa Juan Pablo II,  la impotencia “para realizar el acto conyugal, tanto por parte del hombre como de la mujer, hace nulo el matrimonio por su misma naturaleza”. Mientras tanto, la revolución sexual iniciada en la década de 1960 dejaba en la cuneta de la desesperación a miles de hombres, acostumbrados a la docilidad femenina y, entonces, sorprendidos, desconcertados... e impotentes. La masculinidad tradicional rechinaba.
La invención de la Viagra ha sido, hasta la fecha, el último escalón en la lucha contra esta afección fisiológica que tanto aterroriza al sexo masculino. Pero, aunque la impotencia ha perdido, afortunadamente, el aura de oscurantismo y maleficio que la rodeaba, sigue siendo un tema considerado escabroso y que se encuentra en la base de muchas de las tragedias y de los crímenes más atroces que han conmocionado a la sociedad contemporánea.

Así, tras la I Guerra Mundial, la aldea húngara de Nagyrev fue tristemente célebre por su elevado número de impotentes (la mayoría a causa de los traumas de la contienda bélica). Más de cien fueron envenenados por sus esposas.
Más reciente es el caso del carnicero de Rostov, el más célebre asesino en serie de la historia de Rusia. Durante un reconocimiento médico en el servicio militar descubrieron que era impotente; años después, al intentar abrazar a una chica, eyaculó cuando esta le rechazó. Comprendió que únicamente podía alcanzar el goce sexual por medio del rechazo y la violencia, así que inició una serie de atroces crímenes: mató a más de un centenar de mujeres y adolescentes. En su juicio, en 1990, se desnudó y mostró públicamente su miembro gritando: “¡Mirad esta cosa infantil! ¿Qué creéis que podría hacer con ella?” Fue ejecutado en 1994.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Consuelo fuera del lecho conyugal

La impotencia masculina ha sido un recurso habitual en la literatura picaresca. Libros como El Decamerón, de Boccaccio, están repletos de historias de maridos impotentes cuyas ansiosas esposas se desfogan con otros hombres más jóvenes y vigorosos. El mismo Cervantes relató una historia muy similar en su comedia El viejo celoso. Pero, probablemente, la novela que convirtió la impotencia en materia de escándalo fue El amante de lady Chatterley (1927), del británico D. H. Lawrence. ¿La historia? La joven esposa de un aristócrata británico que está ”sexualmente incapacitado” tras ser herido en la guerra se entrega a los brazos de un fornido guardabosques. La novela causó tal polémica en su  momento que fue prohibida en numerosos países.

Víctimas de la brujería sexual

El papa Inocencio VII afirmó en su Bula sobre brujas (1484) que: “Muchas personas practican la magia sexual para impedir a los varones procrear”. Esta fue la espoleta que hizo que la Inquisición quemara a decenas de brujas acusadas de ser las causantes de la impotencia. Tal era el temor que existía a sus maleficios que las parejas de novios consumaban el acto en secreto, antes de la boda.

Jinetes

En el siglo IV a. C., Hipócrates relató que los jinetes escitas sufrían impotencia de tanto montar a caballo, pero también expuso otras supuestas causas de este mal: la preocupación por el trabajo y tener una esposa poco atractiva.

El dios que cura

Urano fue castrado por Cronos, quien arrojó los genitales a un lago. Y se decía que sus aguas devolvían el vigor.
Sin embargo, prevaleció la idea de que era un castigo de los dioses; por eso, los fieles de Cibeles que la sufrían se amputaban los testículos y se los ofrecían a la diosa para purgar sus faltas.

El antiguo Egipto

La referencia más antigua sobre esta afección se conserva en un papiro egipcio de 2000 a. C. Osiris descendió para siempre “al reino de los muertos” tras perder sus genitales.

Casos reales

A Enrique IV de Castilla se le conoce como “el Impotente”, aunque solo era un infundio. A los 15 años fue obligado a casarse con Blanca de Navarra y a consumar el acto rodeado de testigos. Como no pudo por la vergüenza, se propagó el rumor de su “falta de virilidad”. Años después tuvo una hija, Juana, con su segunda esposa, pero la supuesta impotencia del rey sirvió para acusar a la infanta de ser hija ilegítima y arrebatarle sus derechos.

Los sultanes

El de esta pintura de 1816, obra de Thomas Rowladson, recurrían a eunucos para vigilar sus harenes. Por desgracia para su orgullo, no todos estaban realmente castrados.

 

Ídolos que no podían rematar

La impotencia no hace distinciones entre clases sociales ni entre personajes anónimos y célebres. De hecho, la historia está repleta de hombres ilustres en distintos campos que han padecido esta disfunción eréctil.
Juan Domingo Perón. El historiador argentino Enrique Pavón Pereyra, que fue amigo íntimo y confidente personal del dictador argentino, afirma que el general era impotente y que existen numerosos datos en su correspondencia privada que así lo demuestran.

Ídolos que no podían rematar

Salvador Dalí. El pintor español contó en  su obra autobiográfica Confesiones inconfesables que antes de conocer a su esposa, Gala, estaba convencido de ser impotente. Con una estremecedora sinceridad, Dalí relata: “Desnudo y comparándome con mis camaradas, descubrí que mi órgano sexual era muy pequeño, triste y blando”.

Ídolos que no podían rematar

Carlos de inglaterra. En un vídeo descubierto en 2004 y que estaba en poder de  Peter Settelen (el profesor de dicción de Diana de Gales), lady Di afirmaba que su marido, el príncipe Carlos, era impotente y que dejaron de tener relaciones sexuales en 1985, cuatro años después de su boda.

Los Sforza

María Valverde interpretó en el cine a Lucrecia Borgia. El primer marido de la aristócrata, Giovanni Sforza, fue acusado de ser impotente, para anular el matrimonio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades