28 obras contra la violencia de género

¿Puede el arte contribuir al cambio social?

La Fundación Canal (del Canal de Ysabel II de Madrid) presenta Contraviolencias. 28 miradas de artistas, una exposición multidisciplinar que, a través de la mirada de 26 artistas de América, África, Asia y Europa, busca crear conciencia de las distintas formas de violencia que se ejercen contra la mujer en el mundo y hace una llamada de atención sobre la ceguera que las sociedades experimentan al enfrentarse a ella. 

La exposición, dividida en cinco apartados, recoge diferentes ámbitos en los que se origina la violencia contra la mujer o desde los que, en ocasiones, se les da cobertura: violencia e individuo, violencia y familia, violencia y comunidad, violencia y cultura y violencia y política; y lo hace a través de diversas disciplinas artísticas: fotografía, dibujo, vídeo, grabado, escultura, pintura, arte textil, videoinstalación y performance.

Las palabras de la comisaría Randy Rosenberg nos aclaran el objetivo de esta exposición. "Al enfrentarnos con la violencia hacia las mujeres experimentamos una especie de ceguera. Elegimos ignorar la destrucción que provoca la violencia doméstica al llamarla “un asunto familiar”. Interpretamos la muerte de mujeres “en defensa del honor” en otras
regiones del mundo tan sólo como una diferencia cultural. Consideramos su violación y su tortura en los conflictos armados como una condición inevitable de la suciedad de la
guerra. Nos resulta difícil creer que el tráfico sexual y la explotación sucedan en nuestras propias ciudades, muy cerca de casa. Así, sus razones políticas y sistémicas son
comúnmente subestimadas o pasadas por alto.

¿Puede el arte contribuir al cambio social? Esperamos que las obras incluidas en esta exposición abran un poco más esa puerta y en el proceso iluminen un antiguo problema,
mientras emprendemos un nuevo viaje para dejar ese arcaico y desgastado sendero de la violencia."

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Yoko Ono en la performance Cut Piece (1965 y 2003)

 © Yoko Ono
Cut Piece
March 21, 1965 performance at Carnegie Recital Hall, New York, NY9:08 minutes
September 15, 2003 performance at Théâtre Le Ranelagh, Paris, France 45:45 minutes

YOKO ONO (Japón)

En la performance Cut Piece (Pieza de corte), Yoko Ono está
sentada en un escenario con un vestido negro. Poco a poco,
conforme los espectadores van cortando trozos de su vestido, el
cuerpo de la artista queda al descubierto. Como unos buitres que
fueran arrebatando trozos de su persona, los miembros del público
van violando el cuerpo de Ono, destrozándole la ropa, quitándosela
y dejándola prácticamente desnuda. Y sin embargo, durante la
mayor parte de la performance Ono se muestra impasible, sentada,
intentando mantener su mirada serena sobre la audiencia. Yoko
Ono realizó esta performance en 1965 y la repitió en 2003.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cacerolas en la calle

© Yoko Inoue
Untitled, 2007

Sin título (2007)
Fotografía de performance. Impresión digital escaneada a partir de polaroid.

Esta obra refleja la situación de aquellas
comunidades donde la intervención directa resulta
culturalmente imposible, las mujeres responden a la
violencia doméstica más severa congregándose
frente al domicilio donde ésta tiene lugar,
golpeando sartenes y cacerolas como señal de
alarma. Esta acción sirve para hacer saber al
hombre que el espíritu que intenta doblegar
pertenece a muchos, y no sólo a una.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Etiqueta de vestir (2008)

 © Cima Rahmankhah
Dress Code, 2008

Etiqueta de vestir (2008)
Vídeo

El vídeo denuncia cómo las mujeres iraníes no disfrutan de una condición de ciudadanía plena a causa de las restricciones que esa República Islámica impone sobre su comportamiento. Rahmankhah afirma que en Irán, las mujeres son como inmigrantes en su propio país, viviendo entre dos culturas: la cultura privada del hogar y la cultura pública dominada por los ayatolás. Este trabajo representa las identidades fragmentadas de las mujeres iraníes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Golpeando la calavera

 © Marina Abramovic, Madrid, 2013
Banging the skull, 2005

MARINA ABRAMOVIC (Yugoslavia -actual Serbia)
Golpeando la calavera, de la serie “Épica erótica balcánica” (2005) Vídeo en bucle
A Marina Abramovic le preocupa el concepto de unidad entre
cuerpo y alma. En su serie de vídeo Balkan Erotic Epic (Épica
erótica balcánica), examina nuestra existencia física y la   impregna de una conciencia nueva. Mediante el erotismo y el acto sexual, los humanos intentan igualarse a los dioses: la mujer se desposa con el sol; el hombre, con la luna. Impulsado por la aspiración a volverse uno con los cielos, el individuo intenta conservar el secreto de la fertilidad, la energía creativa y las fuerzas cósmicas.
En esa tradición popular, el individuo cree que fundiéndose con los dioses accederá a cualidades sobrehumanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
NO

© Maimuna Feroze-Nana
NO, 2007

MAIMUNA FEROZE-NANA (Pakistán)
Escultura. Lana, algodón, cristal plástico, metal (2007)
Para elaborar sus esculturas, cosidas a mano, la artista recurre a elementos domésticos y muy personales: sábanas viejas, fundas de tablas de planchar, fundas de almohada o materiales de desecho que la artista encuentra durante sus paseos.
Para elaborar sus esculturas, cosidas a mano, la artista recurre a elementos domésticos y muy personales: sábanas viejas, fundas de tablas de planchar, fundas de almohada o materiales de desecho que la artista encuentra durante sus paseos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sala de exposiciones

La lista de creadores, casi todos mujeres, incluye prestigiosos nombres del panorama
artístico internacional: Marina Abramović (Yugoslavia – actual Serbia), Jane Alexander
(Sudáfrica), Lise Bjorne Linnert (Noruega), Louise Bourgeois (Francia), María Magdalena
Campos-Pons (Cuba); Patricia Evans, Joyce J. Scott, Jaune Quick-to-See Smith,
Elisabeth Sunday y Hank Willis Thomas (Estados Unidos), Maimuna Feroze-Nana
(Pakistán), Mona Hatoum (Palestina), Yoko Inoue, Miwa Yanagi y Yoko Ono (Japón),
Jung Jungyeob (Corea), Fatou Kande Senghor (Senegal), Amal Kenawy (Egipto), Hung
Liu (China), Almagul Menlibayeva (Kazajistán), Gabriela Morawetz (Polonia), Wangechi
Mutu (Kenia), Miri Nishri (Israel), Cecilia Paredes (Perú), Cima Rahmankhah (Irán); y
International Rescue Committee.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rayografías de la respiración # 392, 393, 394, 399 (2008)

 © Lise Bjørne Linnert
Rayograph, from the Breath Series, 2009

LISE BJORNE LINNERT (Noruega)

Inspirándose en la técnica de la rayografía (dibujo hecho con luz sobre un material fotosensible), ideada por Man Ray en los años 20, Lise Bjorne Linnert creó la serie Breath (Respiración) en un cuarto oscuro y sin usar una cámara. Mientras respira y grita, un papel sensible a la luz captura los rastros de sus exhalaciones. El movimiento de sus rodillas, manos y boca deja zonas oscuras en la imagen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Japonesas del futuro

Estelle, Kwanyi, Tsumugi, de la serie “Abuela” (2003 - 2007)

© Miwa Yanagi
Tsumigi, from the Grandmother series, 2007
Courtesy of Yoshiko Isshiki Office, Tokyo, Japan

MIWA YANAGI (Japón)

En una serie de entrevistas con jóvenes japonesas contactadas por Internet, Miwa Yanagi explora problemas relacionados con la autoimagen de la mujer y el envejecimiento. A cada interlocutora le preguntó cómo se veía en el futuro: ¿Cómo predice la vida una chica de
hoy a cincuenta años vista? Yanagi descubrió que, más que temer la indignidad del envejecimiento, las mujeres se mostraron convencidas de que gozarían de poder,
respeto y aventuras. Contradiciendo la tradición japonesa, se negaron a aceptar tanto el papel de la vieja fea y ajada como el de la perpetua juventud. Usando maquillaje, ropa y manipulación digital, Yanagi transformó a las jóvenes en sus yoes futuros. Las imágenes resultantes son las de unas ancianas poderosas, que se expresan con libertad, con el hombre reducido al papel de simple sirviente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
He soñado que...

 © Gabriela Morawetz, Madrid, 2013
J’ai reve que… (I have dreamed that…), from The Sleeping Self series, 2008-2009

GABRIELA MORAWETZ (Polonia)
He soñado que…, de la serie “El yo durmiente” (2008-2009).
Transferencia fotográfica, emulsión y cera sobre lienzo.
Se supone que el lecho es un espacio.

Los lechos de la serie de Morawetz The Sleeping Self (El yo durmiente) acumulan y transforman unos objetos misteriosos: un colchón apilado sobre unas burbujas o unas frágiles bolas de cristal; una figura sepultada por filamentos de luz… ¿o son clavos resplandecientes? Como en un sueño, las imágenes eluden un tiempo o espacio concretos. A veces la figura se encuentra totalmente ausente, dejando al espectador preguntándose qué habrá sido de la vulnerable durmiente.
Hay informes que señalan que una de cada tres mujeres ha experimentado abusos en el
transcurso de su vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Fotoimpactos