Las 10 técnicas sexuales más placenteras

El lado delicioso de la globalización

Aunque Oriente es la cuna del arte de amar sus secretos han traspasado fronteras. En esta fotogalería encontrarás algunas de las técnicas más placenteras para practicar sexo con tu pareja o... con quien quieras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Carrete

Se basa en contraer y distender durante el coito los músculos vaginales, como si se practicase una felación con la zona –succión y expulsión–. Debe su nombre a que en Oriente algunas mujeres, desde niñas, practicaban estos movimientos introduciéndose un carrete de hilo en la vagina, el cual, si los movimientos están bien hechos, gira y va desenrollándose. La punta del hilo permanece en el exterior, y se estira a medida que se desenrolla hasta acabar con la bobina en la mano. Esta técnica intensifica los orgasmos del hombre y ayuda a la mujer a sentir varios seguidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Beso tántrico

Consiste en parar antes del orgasmo. Ella se sienta sobre él, con el pene dentro. Hay que permanecer inmóviles, unir las bocas e intercambiar la mirada y la respiración: él inhala y ella exhala y viceversa. Tras permanecer así varios minutos el clímax es más intenso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Florentino

Cópula en la que la mujer utiliza su mano para mantener el pene con la piel bien echada hacia atrás, lo que se consigue con los dedos índice y pulgar colocados en la base del miembro masculino, tanto cuando éste penetra como cuando retrocede. Es un método que, además de hacer más intensas las sensaciones del hombre, resulta excelente para acelerar la eyaculación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Apretón

Cuando el orgasmo del hombre se aproxima, se oprime con el pulgar y el índice el extremo del glande durante cuatro segundos para taponar la uretra; después, se aprieta la base del pene otros cuatro segundos. Se repite tres veces y se permite la eyaculación. Así, el clímax del hombre es más intenso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Patas de araña

Es un masaje excitante y cosquilleante que se practica con las yemas de los dedos procurando que los toques sean lo más ligeros posible. Se usan las dos manos: se avanza con una por todo el cuerpo –sobre todo la cara interna de muslos y brazos– y se sorprende con la otra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
‘Docking’

Forma de masturbación entre hombres. Uno de ellos se retira el prepucio y el otro le cubre el glande con el suyo. Después de fijarlos, los dos penes se acarician mutuamente al deslizarse la piel. Una variante de esta técnica consiste en ligar o atar los penes con un cordel alrededor de los prepucios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pañuelo

A buen seguro que quienes hayan visto la película ‘Amantes’, de Vicente Aranda, no olvidarán la escena en la que Victoria Abril introduce un pañuelo en el ano de Jorge Sanz y tira de él justo en el momento del orgasmo. Y es que esta técnica puede resultar sumamente placentera, ya que el ano también posee terminaciones nerviosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
‘Postillonage’

Se trata de meter el dedo en el ano de la pareja justo antes del orgasmo. Llevado a cabo con el meñique es uno de los placeres favoritos que se describen en los libros eróticos franceses. También se puede ejercer una firme presión del dedo en la entrada del ano: esto puede bastar para provocar la erección a algunos hombres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
‘Carezza’

Detente y avanza Consiste en un control de los movimientos del hombre y en la limitación de los de la mujer durante el coito. Él se mueve lo justo para mantener la erección y se detiene siempre que sienta aumentar la tensión. Así, se consigue alargar la cópula, de forma que la mujer puede tener varios orgasmos y el varón logra controlar la eyaculación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los nueve movimientos

Durante el coito, el hombre hace siete introducciones poco profundas –sólo con el glande– y dos profundas. Después seis superficiales y tres profundas y así sucesivamente hasta que haga nueve profundas. Resulta muy excitante para ambos y ayuda al hombre a retrasar el orgasmo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades