Pistorius y otros héroes

10 deportistas con prótesis

LEE TAMBIÉN Pistorius, la foto de la semana

Oscar Pistorius nació sin peronés, y tuvieron que amputarle las piernas a los once años. A los 21, se enfrentó a la paradoja de que consideraban que corriendo podría tener ventaja sobre los atletas con extremidades naturales. Pistorius es el hombre sin piernas más rápido del mundo. No tenía rival en los juegos paralímpicos, donde era la estrella de los 400 metros. Pero hace unos años, este atleta sudafricano lanzó un desafío a la Federación Internacional de Atletismo (IAAF): quería participar en los Juegos Olímpicos de Pekín y competir con la élite de los deportistas mundiales. Finalmente logró esto último, y ahora acaba de conseguir que le dejen participar en las Olimpiadas de Londres como cualquier otro corredor no paralímpico.

“No soy un discapacitado”
Oscar no se considera un minusválido. “Cuando subo al autobús nunca ocupo un asiento; los dejo libres para quien los necesite”, afirma. El atleta no tuvo reparo incluso en competir en Roma hace opcos años contra otros colegas sin discapacidad en unas pruebas amistosas, y aunque no ganó, arrancó una ovación del público cuando conquistó un segundo puesto por el que nadie apostaba. Logros como este le han motivado a seguir con su órdago olímpico para superar una de las últimas fronteras que aún les quedan a los mutilados.

Pistorius no logró estar en la Olimpiada de Pekín. Lo sorprendente fue la razón aludida: el deportista podría tener ventaja sobre sus rivales con dos piernas. ¿Pero es eso posible? Oscar corre con dos prótesis de fibra de carbono, bautizadas Cheetah (guepardo) por la velocidad que se puede alcanzar con ellas. De hecho, la IAAF, basándose en un informe del Laboratorio de Biomecánica de Colonia, aseguró que era como si Pistorius corriera sobre muelles. Según el dictamen, sus piernas sustitutivas le devuelven un 90% de la energía cuando pisa, propulsándolo hacia adelante, mientras que la devolución en una pierna natural es del 60%.

Además, al ser más largas que unas piernas, podría dar zancadas más amplias; también dicen que la ausencia de músculo le ayuda a correr sin experimentar la fatiga causada por un aumento del ácido lácteo. Todos estos datos parecen corroborados por el hecho de que Oscar corre a más velocidad durante la segunda mitad de la prueba, cuando lo habitual en los atletas es lo contrario. ¿Pero realmente las prótesis le dan tanta ventaja?

La clave está en el corazón

David Barrallo era un atleta paralímpico catalán. A diferencia de Pistorius, a él solo le faltaba una pierna, pero competía en la misma categoría que el sudafricano. Nuestro compatriota no se quedó al margen de la polémica generada. “No creo que las prótesis nos den ventaja”, afirma. “La clave del éxito en el atletismo, más que en las piernas, está en la capacidad cardíaca, y en eso Pistorius tiene una potencia extraordinaria”.

No es su única crítica al informe del IAAF. Asegura que: “Ese 90% de energía que devuelve la prótesis es lo que permite simular el paso natural de unas piernas a buen ritmo. Además, la falta de los músculos de las extremidades inferiores hay que suplirla con el esfuerzo del resto del cuerpo, lo que nos quita un 25% más de energía que al resto de los atletas”.

Pero la verdad sobre la supuesta superioridad de su colega se verá con el tiempo. “Pistorius cubre los 400 m en 46 segundos”, cuenta Barrallo. “Si es cierto que tiene tanta ventaja, acabará haciendo 42 segundos y batiendo la marca de Michael Johnson, el recordman mundial”.

La generación Blade Runner
Gente como Pistorius y Barrallo se han ganado el apodo de atletas biónicos. A ellos no les gusta esta etiqueta, porque se fija más en la técnica de sus prótesis que en su esfuerzo; pero bajo ella subyace una realidad: cada vez hay menos retos imposibles para los discapacitados.

Es cierto que en muchas ciudades aún es imposible acceder a algunos edificios en silla de ruedas. Pero también lo es que se está preparando la primera expedición de discapacitados a la Antártida. Partirá en diciembre, y tres personas podrán pisar los hielos por los que caminó Amundsen. Mientras llega el momento, cinco aspirantes se entrenan en Noruega con el fin de ser seleccionados.

Entre ellos está Iria González-Dopeso, una gallega que perdió la pierna derecha al ser atropellada por un coche. Antes, ni se había imaginado ir al Polo Sur; y si se lo hubieran dicho tras el accidente, habría pensado que le tomaban el pelo. Pero, ahora, equipada con una prótesis flex-food (similar a la de Pistorius) se entrena con los esquís. “Lo peor es el dolor”, dice Iria. “Lo siento casi cada día, y aquí es mayor, por el frío. Además, tengo que ver si la temperatura afecta a cómo encaja la prótesis en el muñón. Es durísimo, pero me puede la ilusión”. No es para menos. Si es seleccionada, será la primera mujer amputada que pise el Polo Sur.

La prótesis milagrosa
Muchas de estas historias no serían posibles sin las prótesis flex-food. Una revolución biomecánica cuyo origen se remonta a un accidente de esquí acuático en 1976 en un lago de Arizona, en el que el deportista Van Phillips perdió una pierna. Ninguna de las prótesis que probó le permitía hacer deporte. Hasta que conoció al ingeniero Dale Abildskov, que había trabajado para la industria espacial. Entre los dos diseñaron unas con forma de L, fabricadas con una variedad de carbono cuya flexibilidad imita perfectamente los movimientos del pie.

La modalidad más conocida de estas prótesis es Cheetah, utilizada por el 90% de los atletas con alguna mutilación. La de David Barrallo, alemana, cuesta diez mil euros, frente a los doce mil de la que emplea Oscar Pistorius, de procedencia islandesa. Las diferencias estriban en que la de Barrallo está terminada en lo que llaman “dedo de doble curvatura”, que roza menos con el suelo, y la del sudafricano en uno en forma de palanca, que amortigua mejor el impacto de la pisada. La elección depende del estilo de cada corredor.

Sobredosis de coraje
Las prótesis son un estímulo. Pero, como afirma otro paralímpico, Marlon Shirley: “La ayuda técnica es el 10% de la solución; la otra mitad mezcla un 30% de fuerza física y un 60% de voluntad”. Seguro que David Barrallo le da la razón. Acostumbrarse a correr con estos artilugios no es sencillo. El catalán necesitó seis meses para aprender a manejarse con sus accesorios: mantener el equilibrio, controlar la velocidad… Y pasó otro medio año antes de estar listo para competir. Dicen que es como volver a aprender a andar.

Pero tanto sacrificio está ayudando a crear la conciencia de que con tesón y ayuda de la técnica, una persona mutilada puede llegar muy lejos. Lo demuestran mujeres como Aimee Mullins y Sarah Reinertsen, quienes, además de triunfar co­mo atletas, son sex symbols. Sarah bromea con eso: “Si me pongo pantalones, mis amigos dicen que es una pena que no se vea esa pierna tan fashion que tengo”.

¿Exagerado? Pues entonces, la historia de Rudy García-Tolson parecerá alucinante. Este joven nació con una enfermedad degenerativa que le dejó las piernas inútiles. Tras quince operaciones fallidas, su pasión por el deporte le llevó a tomar una decisión drástica: pedir que se las cortaran para poder entrenar con prótesis. Hoy, posee once medallas paralímpicas

A la vista de todo esto, tal vez sea hora de desterrar la palabra discapacitados y buscar otra. ¿Vale recapacitados?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El gran duelo

Pistorius pisándole los talones al italiano Marco Moragio, durante una prueba en Roma. Era la primera vez que competía contra atletas sin discapacidad, y quedó segundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El guepardo humano

Los músculos de Marlon Shirley se han nutrido con una proteína muy especial: el coraje. Abandonado por sus padres y criado en hospicios, fue desde niño un notable deportista, hasta que a los 17 años una segadora de césped le amputó la pierna izquierda. Pero Marlon siguió entrenando con ayuda de prótesis, hasta convertirse en el atleta paralímpico más rápido del mundo (corre los 100 m en 10,97 segundos). Compite con una extremidad artificial de fibra de carbono en forma de L, bautizada Cheetah, guepardo, en honor del animal terrestre más veloz. “Mi pierna es como un coche de Fórmula 1 en el mundo de las prótesis”, afirma el atleta. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En la cima

A Hugh Herr se le congelaron las piernas en la montaña. Tras la amputación de ambas, se fabricó unas prótesis para seguir escalando. Hoy es director del departamento de Biomecánica de una de las principales empresas que diseñan extremidades artificiales.
Forzado por la necesidad. Estas son dos de las prótesis de fabricación casera que emplea el alpinista Hugh Herr: de metal, madera y con suela adherente para no resbalar en las paredes de roca. También utiliza otras de forma puntiaguda para poder clavarlas en el hielo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Víctima de un escualo

Mientras veraneaba de niño en Australia, a Günther Belitz le atacó un tiburón, que le arrancó una pierna. Desde entonces vivió un calvario con prótesis de acero que le resultaban incómodas, hasta que le fabricaron una extremidad de fibra de vidrio. Con ella empezó a entrenar y ganó el Oro en salto de altura en Barcelona 92. Actualmente es redactor jefe de la revista Handicap, para personas con discapacidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A la última moda

La palabra complejo no figura en el vocabulario de Sarah Reinertsen. Nació con una malformación en el fémur que obligó a cortarle la pierna izquierda a los siete años. Pese a ello, es la primera mujer amputada que corrió y terminó el Ironman Triathlon. Además, es una chica presumida que luce zapatos de diseño y va con minifalda a bailar a las discotecas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
salto a la gloria

El deporte ayudó a Rubén Fuentes tras perder una pierna en un accidente de moto. Y con una prótesis de fibra de carbono,  Ruben logró en 2000 la medalla de Oro de salto de longitud en los Paralímpicos de Sydney.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una mujer de portada

A Aimee Mullins, le amputaron las dos piernas cuando solo tenía un año debido a la falta de peronés. Lo que nunca le ha faltado ha sido tenacidad, y hoy, aparte de una laureada atleta, es una cotizada modelo. Además, participó como actriz en el filme de Oliver Stone World Trade Center. ¿Hay algo de lo que esta chica no sea capaz?
Recordwoman. Aimee Mullins en el meeting de atletismo de San Diego de 1997, un año después de batir los récords  de 100 m lisos y salto de longitud en la Paralimpiada de Atlanta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vida cotidiana de Amee

Aimee, quien perdió las piernas con un año de edad, limpiando la ex­tremidad artificial que usa en su vida diaria. La deportista también tiene el récord Guinness de pelar patatas con su prótesis cheetah.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nuevos retos

Rudy García-Tolson nació con síndrome de Pterigión, a causa del cual le cortaron las atrofiadas piernas. Pero con sus implantes y su voluntad ha batido 11 récords nacionales de atletismo y natación, y ahora quiere repetir su hazaña en ciclismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Al límite

Los 400 m es una de las pruebas más duras del atletismo. Y en esta foto se aprecia el esfuerzo que David Barrallo realizó en la Paralimpiada de Sydney para lograr la medalla de plata.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los animales también usan miembros sustitutivos

Como esta perrita estadounidense, a la que una cosechadora cercenó una pata.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano