Construcciones para el oro

Los edificios olímpicos de Pekín quedan recogidos en el libro Olympic Architecture. Beijing 2008. En él se demuestra que los arquitectos también son dignos de subir al podio

image
Hearst Spain
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Centro Acuático Nacional

La iluminación nocturna lo convierte en una masa de burbujas y azul refrescante. La jerga popular lo ha bautizado como el “Cubo de Agua”. Está recubierto por un nuevo material plástico llamado EFTE.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estadio Nacional

Visto desde fuera. El escenario principal de los juegos resulta lo más parecido a un capullo de seda tejido a medias. Mide 333 m de norte a sur y 298 m de este a oeste.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estadio Nacional

Esta vez por dentro. Una de las estructuras radiales que lo sujetan se alza como una explosión de fuerza y resistencia, similar a las que exhibirán los atletas que compitan en su interior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estadio Olímpico de Baloncesto

Esta caja dorada contiene cuatro pisos sobre la superficie del suelo y uno subterráneo. Una forma sencilla y simple para acoger el deporte más alto de las Olimpiadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estadio del Centro Olímpico de Tianjin

Será uno de los escenarios de la competición de fútbol. Todo el complejo en el que se encuentra ha sido concebido bajo el símbolo del líquido elemento. En esta línea, el estadio representa una discreta gota de agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El libro

Olympic Arquitecture, Beijing 2008, editado por el Beijing Institute of Architectural Design, muestra todos los detalles que esconden los edificios olímpicos. Puedes encontrarlo en la web de sus distribuidores, la editorial Birkhäuser

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano