Los hitos del porno rosa

Esta es la historia de la pornografía hecha por y para mujeres.

image

Debemos empezar a cambiar la visión que los hombres han impuesto del sexo a través del cine X. De lo contrario, las nuevas generaciones solo tendrán acceso a su visión, más bien pobre, de la sexualidad.” Erika Lust, autora del libro Porno para mujeres, recoge con esta  frase las demandas del público femenino. Una necesidad que ya ha empezado a generar una cinematografía hecha por y para mujeres, y que de inmediato ha producido un aumento de las espectadoras hasta llegar al 33%. Diferentes guiones, y formas de comunicar son las claves.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1981

Annie Sprinkle, ex prostituta y hoy directora de cine, realizó Deep Inside Annnie Sprinkle, un filme porno con guiños a las mujeres. Fue la segunda cinta más taquillera del año en EEUU.

1984

Candida Royalle crea Femme Productions primera productora de cine erótico femenino. Sus filmes son recomendados por terapeutas para mejorar la sexualidad femenina.

1997

Aparece el primer manifiesto porno femenino. El Puzzy Power, iniciativa de Lars von Trier, sentaba las bases de actuación para la producción de películas destinadas a mujeres.

2005

Se estrena All About Anna, un filme de Jessica Nilsson realizado según las recomendaciones del Puzzy Power Manifesto. Es la primera cinta porno claramente dedicada a las mujeres.

2006

Emilie Jouvet revoluciona Francia con la primera película lésbica: One Night Stand. Se trata de siete historias cortas de chicas que desvelan ante la cámara sus fantasías sexuales y deseos.

2008

Llega el porno cultural femenino de la mano de la serie de películas X-Femme, producida por Canal+ y Second Sexe. En total, seis cortometraje dedicados a la sexualidad femenina.

2010

Anna Span, directora X, concurre a las elecciones británicas, y Dirty Diaries, de Mia Engberg, recibe 48.000 € del Instituto Sueco de Cine.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano