Exposición de Avigdor Arikha

Los sugerentes lienzos eróticos de Avigdor Arikha llegan al Thyssen en la primera muestra española sobre este artista.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desnudo sobre sofá volcado

Obra: Turned sofa with twisted nude. Autor: Avigdor Arikha. Material: Óleo sobre lienzo. Año: 1982. Pertenece: a la colección del Marlborough Museum.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Miniature with pi­geon

Lienzo de de Lucien Freud, un artista británico nieto de Sigmund Freud

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Marilyn, la diosa eterna

Además de estar unido al fotógrafo Henri Cartier-Bresson por una gran amistad, Avigdor reconoce que las instantáneas del artista gráfico le han inspirado para componer muchos de sus lienzos. En el caso de la pintura que nos ocupa es difícil no apreciar la influencia del hermoso retrato que Bresson le hizo a Marilyn Monroe durante el rodaje de Vidas rebeldes. Pero a su vez, el cuadro del pintor rumano-israelí ha inspirado otras obras, como el lienzo Miniature with pi­geon

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
el poeta de la soledad.

El trauma causado por su experiencia en los campos de exterminio hizo que Avigdor sintiera inclinación por los artistas que han retratado la soledad humana. Como el dramaturgo Samuel Beckett, con el que mantuvo una viva amistad. Se dice incluso que la afición de Arikha por pintar figuras solitarias en entornos semivacíos es una influencia de la poética de Beckett. Además, Avigdor hizo varios retratos de su amigo; como este, de 1968, que muestra al escritor en actitud apesadumbrada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
contraste de colores

En la paleta del artista predominan los tonos suaves confrontados con un rojo casi escarlata. Su pasión por esta fuerte tonalidad es un homenaje a piezas como La Madonna con niño (1435), del holandés Jan van Eyck.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Huir del artificio

Durante casi diez años, Avigdor cultivó la pintura abstracta, hasta que una mañana de 1968, según sus propias palabras: “Me desperté con un intenso deseo de pintar del natural”. Desde entonces, sus temas preferidos son las figuras humanas y las naturalezas muertas, como esta pieza titulada El violonchelo (1974).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano