La química del amor

¿Cómo elegimos a nuestros amantes?

La palabra amor aparece en muchos contextos dentro de nuestra vida cotidiana: existe el amor maternal o paternal, el amor familiar, el romántico, el sexual, el amor más amplio para el prójimo y el amor religioso por Dios, por nombrar sólo algunos. Algunas culturas tienen diez o más palabras de las diferentes formas de amor y de amar, y los poetas y compositores siempre encuentran un mirada especial sobre distintos aspectos de amor para celebrar .

 La ciencia del amor está aún en su infancia. Sin embargo, los científicos están empezando a tener las primeras ideas sobre la naturaleza y el origen del amor. Ahora podemos mirar dentro de los cerebros humanos para ver cambios en los patrones de actividad y los cambios bioquímicos que tienen lugar mientras estamos enamorados. Vamos a explorar las diversas experiencias humanas de amor, la forma de seleccionar a nuestros compañeros sentimentales y... de atraer a los amantes. Como no, también buscaremos las raíces evolutivas del amor.

Fuente: NewScientist

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Adictos al amor

Entonces, ¿qué es lo que ocurre exactamente en la montaña rusa de euforia y desesperación que nos provoca el amor?

En el cerebro, el amor romántico muestra similitudes con "estar un poco loco" o que indicadores que muestran las personas que sufren de trastorno obsesivo-compulsivo. Los estudios demuestran que la primera vez que nos enamoramos, los niveles de serotonina se desploman y los centros de recompensa del cerebro se inundan de dopamina. El efecto es similar al de una droga altamente adictiva. Crea fuertes vínculos en nuestras mentes entre el placer y el objeto de nuestro deseo.

La lujuria es impulsada por las hormonas sexuales como la testosterona, que puede descentrarnos más de lo normal. También los niveles de la hormona del estrés, cortisol, y el producto químico similar a la anfetamina feniletilamina, hace que las emociones aumenten cada vez más.

Otras hormonas como la oxitocina y la vasopresina, nos ayudan a dar el paso adelante y parecen ser cruciales para la formación de relaciones a largo plazo. Las parejas que han estado juntos durante varios años muestran una mayor actividad cerebral asociada a estos productos químicos cuando miran fotografías de su pareja.

La oxitocina se produce cuando las parejas tienen relaciones sexuales y se tocan, se besan y se dan masajes el uno al otro. Es la hormona que nos hace depositar nuestra confianza, nos ayuda a superar el "miedo social" y resulta indispensable e importante para la unión.

Los escáneres cerebrales de las personas que están enamoradas coinciden con el viejo adagio "el amor es ciego". Es completamente cierto. Mientras que las áreas de recompensa de dopamina están entusiasmados en el amor, las regiones relacionadas con las emociones negativas y juicio crítico están completamente apagadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Química sexual

Tomar la decisión correcta al encontrar el amor verdadero es una cuestión importante, ¿cómo hacemos para seleccionar al mejor compañero?.

Hay muchos factores que se suman para hacernos más deseables a los 'fichajes' potenciales. Están las cosas obvias, como el aspecto físico y la piel en buen estado -que mostrará un sano desarrollo del sistema inmunológico y unos buenos genes. Las mujeres buscan hombres altos con caras masculinas, buenos, con riqueza y estatus alto. Los hombres prefieren las mujeres jóvenes, fértiles, no demasiado altas y con una cintura pequeña.

Otros factores son menos evidentes. La investigación sugiere que los seres humanos se sienten atraídos por aquellos que se parecen a sí mismos y -un poco desconcertante- por aquellos que se parecen a sus padres.

El olfato parece ser también importante: las personas se sienten atraídas por el olor de las personas que tienen combinaciones de las moléculas del sistema inmune (MHC) diferentes a sí mismos. Esto forma una combinación 'perfecta' que es la mezcla correcta de genes inmunológicos críticos para la supervivencia de la futura descendencia.

Pretendientes de algunas especies como las aves o ratones, atraen a sus compañeros con canciones complejas o bailes. Pero la inteligencia y el talento son muy apreciadas por nuestra especie. También el hecho de estar en una relación puede hacernos más atractivo a otros potenciales compañeros.

Hay otros factores más aleatorios. La atracción de la mujer y las feromonas pueden fluctuar con sus niveles de hormonas y el ciclo menstrual. Como consecuencia de ello, tomar la píldora puede inhibir la capacidad de la mujer a elegir un compañero apropiado.

En conjunto, muchos de estos factores significa que el camino hacia el amor verdadero puede ser algo impredecible.

Muchas personas con estilos de vida muy frenéticos, están recurriendo a Internet, sitios web de citas o citas rápidas para ayudar a localizar a un compañero.

 
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo evoluciona el amor

Las diversas formas de amar, probablemente tienen un principio evolutivo común, por lo que los científicos siguen buscando. El amor maternal parece un buen punto de partida para empezar. Biológicamente tiene sentido. En los animales que ayudan a sus hijos para sobrevivir, el enlace es esencial para pasar los genes de la madre a la siguiente generación.

Una vez más la oxitocina puede tener un papel importante en el desarrollo de un vínculo entre una madre y su hijo. Otra hormona, la prolactina, puede preparar a madres y padres para la paternidad.

A diferencia del amor materno, la monogamia entre hombres y mujeres es poco frecuente en los mamíferos. Menos del 5% de ellos son monógamos (caso por ejemplo de los búhos), y no hay un patrón claro para ayudar a explicar por qué en ocasiones aparece. La monogamia, al parecer, es principalmente para los pájaros. Un estudio de ratones de campo, muestró que esta especie con un pasado promiscuo, cambió a causa de un gen relacionado con la vasopresina.

Cualquiera que sea el amor origen y el propósito del amor romántico, las relaciones a largo plazo son sin duda importantes para hacernos sentir felices y plenos.

El amor no se restringe solamente a las alianzas entre hombres y mujeres. Aunque las relaciones homosexuales son diferentes de alguna manera, podrían ser el pegamento que mantiene unidas a las sociedades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué nos rompe el corazón?

Por desgracia, no todo es vino y rosas cuando se trata de amor. El éxtasis, la euforia, el júbilo y la alegría, pueden ser acompañados por sentimientos tan negativos como celos, rabia, rechazo y odio.

El hecho de enamorarse puede haber evolucionado porque la mayoría de personas ha decidido centrar su atención en una persona ideal para ahorrar tiempo y energía. Esto hace además, que mejore sus posibilidades de supervivencia y reproducción. Desafortunadamente, esto también significa que las personas están predispuestas a sufrir terriblemente cuando son abandonada por su pareja.

La emociones dolorosas se desarrollan cuando los centros de recompensa del cerebro, acostumbrados a un nivel de dopamina alto, no encuentran "su chute" necesario. Paradójicamente cuando llegue un "nuevo objeto de deseo" tenderemos a amar de nuevo con más fuerza. El pánico también se activa de forma similar a la ansiedad por que genera la separación de los mamíferos jóvenes que son abandonados por sus madres.

Entonces el amor puede convertirse en ira y odio, ya que las regiones asociadas con la recompensa están estrechamente vinculadas a la rabia en el cerebro. Finalmente, cuando los amantes despechados se resignan a su suerte, a menudo entran en períodos prolongados de depresión y desesperación.

Estas emociones negativas pueden generar algo de obsesión acoso e incluso, en caso de los más psicópatas, en el asesinato de sus seres queridos. En algunas personas, el amor puede evocar algo mucho más siniestro de lo que nuestras sencillas mentes puedan imaginar.

Las posibilidades de tener una relación de éxito parecen ser difíciles de predecir, pero un estudio sugiere que el divorcio puede estar predeterminado genéticamente. Hay incluso fórmulas matemáticas para predecir las posibilidades de divorcio.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades