¡Cuando jugábamos con bombas!

En julio de 1945 se produjo la primera explosión nuclear de la historia. La última realizada por una potencia occidental tuvo lugar hace quince años. Esta es la crónica en imágenes de los laboratorios del horror atómico

Hace 66 años se produjo la primera explosión atómica en el desierto de Nuevo México. Fue el 6 de julio de 1945, y en agosto fueron lanzadas las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki. Comenzaba así la era del horror atómico. Y aunque las armas nucleares no han vuelto a ser utilizadas en ningún conflicto, países como EEUU, la URSS y Francia realizaron centenares de explosiones en diversos lugares del mundo, desde el desierto de Nevada hasta Tahití.

Oficialmente, el último de estos tests nucleares (por parte de una potencia occidental) se realizó en 1996. Pero el temor atómico permanece en el inconsciente colectivo. Y no es para menos. En internet existe un simulador que muestra cuáles serían los efectos de una explosión atómica en cualquier ciudad. En Madrid, por ejemplo, una bomba como la de Hirsohima lanzada sobre la Puerta del Sol reduciría a cenizas toda la zona centro.

Más de sesenta años después

Pero las pruebas atómicas presentaron otro problema: el de la llamada radiación residual. Se denomina radiación directa a la que se libera en el mismo momento de la explosión de la bomba, mientras que la residual es la que se produce a partir de un minuto después de la detonación. Este fenómeno y sus consecuencias (sobre todo, la lluvia radiactiva) comenzó a ser estudiado a finales de la década de 1950 en los estados de Nevada y Utah, donde se realizaron la mayoría de los tests.

En 1984, un juez federal de Utah sentenció que diez personas habían enfermado de cáncer por la radiación residual existente en aquel estado. Para hacerse una idea, según estudios recogidos por Brian Greene en su libro El universo elegante, los niveles de radiación residual en Alamogordo, donde explotó Trinity, la primera bomba atómica, superan (sesenta años después) en diez puntos la media mundial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Bi...kini?

Una palabra desconocida para casi todos hasta que en 1946 la Marina de EEUU hizo explotar una bomba de 21 kilotones en el atolón de dicho nombre. Estalló a 27 metros por debajo del mar y provocó un nivel de radiactividad tan alto que los indígenas de las islas cercanas tuvieron que ser evacuados. La explosión en Bikini inspiró el nombre del bañador de dos piezas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cobayas con cuernos.

Ocho cabras fueron usadas para estudiar los efectos
de la radiactividad sobre los seres vivos. Todas murieron en un espacio
de siete días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Canasta de acero.

Jumbo es el nombre que recibió esta carcasa diseñada para recubrir el plutonio durante la primera prueba atómica, conocida como Operación Trinity, realizada en Nuevo México en 1946.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un globo pinchado

La onda expansiva de la explosión de Trinity alcanzó un radio de 400 km, y provocó incluso la destrucción de varios dirigibles de vigilancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El corazón de la bomba

Bautizado como Gadget, este fue el primer artilugio explosivo que, dentro de la carcasa Jumbo, estalló en 1946. Los operarios están tan tranquilos porque el dispositivo aún no había sido completado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El mayor espectáculo.

Los observadores usan lentes durante una de las 29 explosiones realizadas en Nevada en 1956. En 1981, un estudio publicado en Journal of the American Medicine  Association reveló 50 casos de leucemia entre el personal que participó en las pruebas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Destrucción total 1

La secuencia muestra cómo, en solo dos segundos y medio, se reduce a cenizas una casa situada a más de tres kilómetros del punto cero de la explosión de una bomba que estalló en Yucca Flats (Nevada) en 1953.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Destrucción total 2

La secuencia muestra cómo, en solo dos segundos y medio, se reduce a cenizas una casa situada a más de tres kilómetros del punto cero de la explosión de una bomba que estalló en Yucca Flats (Nevada) en 1953.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Destrucción total 3

La secuencia muestra cómo, en solo dos segundos y medio, se reduce a cenizas una casa situada a más de tres kilómetros del punto cero de la explosión de una bomba que estalló en Yucca Flats (Nevada) en 1953.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Destrucción total 4

La secuencia muestra cómo, en solo dos segundos y medio, se reduce a cenizas una casa situada a más de tres kilómetros del punto cero de la explosión de una bomba que estalló en Yucca Flats (Nevada) en 1953.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Evaluando el poder de destrucción

El ejército americano solía colocar tanques vacíos y otros tipos de vehículos de combate para evaluar si el blindaje podría proteger a los soldados de la radioactividad en un hipotético conflicto bélico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sol rojo

Explosión atómica en el desierto de Nevada. La radioactividad en dicha área sigue siendo elevadísima. Las leyendas urbanas hablan incluso de que John Wayne y otros actores célebres, enfermaron de cáncer por rodar westerns en los mismos lugares donde se hicieorn las pruebas nucleares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Atractivo turístico

Aunque parezca increíble, los hongos atómicos de las pruebas realizadas en Nevada eran visibles desde Las Vegas. A finales de los años 50 muchísimos turistas viajaban a la ciudad de los casinos solo apra intentar ver este dantesco espectáculo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Testigos del horror

Un grupo de soldados americanos presencian una explosión en 1958. Años después se desveló la existencia de un gran número de casos de cáncer de tiroides entre el personal militar que participó en estas pruebas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Víctimas inanimadas 1

En las pruebas realizadas en 1953 se utilizaron para probar los efectos de la onda expansiva maniquíes que representaban a una típica familia americana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Víctimas inanimadas

En las pruebas realizadas en 1953 se utilizaron para probar los efectos de la onda expansiva maniquíes que representaban a una típica familia americana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una siesta agitada

En otra casa, situada a cinco kilómetros del lugar de la explosión, se colocó este maniquí que simulaba a una persona durmiendo. La sacudida de la explosión destruyó parte de la habitación e hizo volar las sábanas que cubrían la cama.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La casa destruída

En otra casa, situada a cinco kilómetros del lugar de la explosión, se colocó este maniquí que simulaba a una persona durmiendo. La sacudida de la explosión destruyó parte de la habitación e hizo volar las sábanas que cubrían la cama.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
(Casi) la última cena 1

En esta vivienda, los dummies emulaban una cena familiar. Situados a más de siete kilómetros de la zona cero, la prueba demostró que a esa distancia los humanos podían sufrir quemaduras e incluso quedar inconscientes. Pero sobrevivirían.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
(Casi) la última cena 2

En esta vivienda, los dummies emulaban una cena familiar. Situados a más de siete kilómetros de la zona cero, la prueba demostró que a esa distancia los humanos podían sufrir quemaduras e incluso quedar inconscientes. Pero sobrevivirían.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El infierno bajo tierra

Las pruebas subterráneas se impusieron a finales de la década de 1950, ya que se consideraban menos contaminantes. Los desiertos de California y Nevada están plagados de cráteres atómicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paisaje lunar.

O casi. Se trata de una vista aérea del desierto de Nevada donde se realizaron la mayoría de las detonaciones. Cada cráter corresponde a una explosión subterránea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Explosión subterránea.

Realizada en 1963, después de que EEUU, la URSS y Reino Unido acordaran prohibir los tests en superficie, para evitar la contaminación radiactiva a la atmósfera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano