Un spa en la cárcel

En Indonesia la última moda es ir a un spa que está... ¡en la cárcel!

image
Aunque las reclusas que trabajan en el spa son internas de toda confianza, están siempre vigiladas por funcionarias.

El último grito en Kuala Lumpur (Malasia) es ir a la cárcel de Kajang, la mayor prisión de mujeres del país. La causa de esta insólita afición es que se trata del primer penal-spa del mundo. Efectivamente, las Autoridades han iniciado un plan de rehabilitación para convertir a algunas reclusas del centro en esthéticiennes El peculiar salón de belleza carcelario está decorado al estilo balinés, y el número de clientes va en aumento. ¿Pero qué impulsa a la gente a someterse a un tratamiento de belleza en una prisión? ¿El morbo? El público asegura que la única razón es el deseo de ayudar a estas mujeres a encontrar una nueva oportunidad en la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano