Un “trono” de oro de 1 millón de dólares para el presidente de EEUU

Donald Trump había solicitado al Museo Guggenheim de Nueva York que les dejara un Van Gogh para decorar un ala de la Casa Blanca, pero en cambio le ha ofrecido este váter usado 

A pesar de que la historia ocurrió el pasado mes de septiembre, el Washington Post ha desvelado hoy lo ocurrido, un relato que es carne de primera calidad para un buen “meme” o un desternillante chiste por lo surrealista que supone.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es común que los presidentes puedan elegir algunas obras importantes de ciertos museos para que sean prestadas durante un tiempo para decorar la Casa Blanca, por lo que Donald Trump eligió una de Vincent Van Gogh que estaba expuesta en el Museo Guggenheim de Nueva York. Se trata de “Paisaje con nieve”, pintado por el artista neenrlandés en 1888 y en el que se ve a un hombre andando con un sombrero negro y su perro en un campo nevado de Arles, en Francia. La conservadora de la galería neoyorkina, Nancy Spector, le contestó amablemente que no estaba disponible, pero que a cambio le ofrecía otra: un váter de oro de 18 kilates que había sido expuesto en 2016 y que funcionaba perfectamente.

Lo sorprendente no queda ahí. Si nos podemos a analizar el tipo de obra en cuestión puede haber segundas lecturas que no son difíciles de sacar. El título de la misma es “América”, del artista contemporáneo Maurizio Cattelan, la cual se presentó en su momento como una crítica satírica al exceso de riqueza y de derroche en el país. Durante su exhibición en los baños de la quinta planta del museo, el váter fue usado por unas 100.000 personas, y ahora el Guggenheim quiere que la familia Trump sea su nuevo dueño.

En el mismo mail en el que se ofreció esta posibilidad se explica al presidente de los EEUU que el baño funciona perfectamente, pero que en caso de ser transportado debería tratarse con mucha delicadeza e instalarse con unas instrucciones específicas. Desde la Casa Blanca no han confirmado ni desmentido que la petición y el ofrecimiento existieron, pero se entiende que finalmente no llegó a dar su aprobación, por lo que el váter no llegará a trasladarse, aunque ¡quién sabe!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Se estima que el precio de la pieza rondaba el millón de dólares.

Fuente: The Washington Post

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano