¿Puede ser una modelo transgénero una conejita Playboy?

Desde que se supo la modelo francesa Ines Rau iba a protagonizar un reportaje en la revista de noviembre-diciembre la decisión divide a las redes.

El pasado 27 de septiembre moría el fundador de una de las revistas más controvertidas de la historia, Hugh Fener nos decía adiós a los 91 años. Junto a él, se fueron a la tumba numerosos escándalos, fiestas que duraban días en su mansión de Los Ángeles y cientos de encuentros con mujeres (más de 1.000 según él mismo decía). Pero entre ellas, nunca había existido, en los 64 años de historia de Playboy, una conejita transgénero; hasta ahora.

Os presentamos a Ines Rau, una joven francesa de 26 años elegida especialmente para este número por el hijo del fundador, Cooper Hefner, quien forma parte del equipo creativo de la publicación. En palabras al New York Times, asegura que se trata de una decisión tomada a conciencia hace dos meses: “La señorita Rau habla mucho de la filosofía de nuestra marca. Estamos en un momento en el que los roles de género están evolucionando. Queremos demostrar que las bases sobre las que se fundó la revista siguen vivas en nuestra cultura actual”.

La señorita Rau ya ha posado en otras ocasiones para otras revistas como American Vogue, Italian Vogue y en la campaña de Balmain, entre otras. Pero desde que se conociera la noticia no han dejado de haber comentarios a favor y en contra de la decisión, algunos, según Rau, muy ofensivos: “He visto comentarios con mucho odio. Nunca imaginé que la gente pudiera llegar a ser tan transfóbica. Sé que tenemos mucho que hacer aún para que la gente pueda llegar a ver a las mujeres trans como mujeres, pero nunca imaginé que fuera a ser así. Eso sí, ahora estoy aún más orgullosa de lo que he hecho”.

Podéis leer muchos de sus comentarios en la publicación que os mostramos a continuación. La gran mayoría de los que van en contra de la modelo son aquellos que consideran que “alguien que no es una mujer, no debe aparecer en la revista”, que “es un tío pretendiendo ser una mujer, mutilándose sus partes”, que “este tipo de gente necesita ayuda sanitaria y no comprensión”, que “es un hombre y no puedo referirme a ÉL como ELLA”…. Y toda una retahíla de mensajes que han dado que hablar y que, sin duda marcarán un antes y un después de la publicación. Lo bueno es que junto a esos mensajes negativos son muchos los positivos que alaban la decisión de la revista y que demuestra un avance importante para la publicación.

Lo cierto es que, no es la primera vez que aparece una modelo transgénero en la publicación. Las ha habido a lo largo de los años, pero nunca, una de ellas había sido considerada una “conejita”, que es un privilegio que pocas pueden ostentar. Tal ha sido el revuelo que la revista ya ha roto una lanza a favor de la joven.

Este revuelo recuerda mucho a cuando Hugh Hefner decidió en 1971 lleva a su primera página a la afroamericana Darine Stern, algo nunca antes visto. Por el momento, quien compre la revista podrá conocer de cerca la historia de superación de la joven aceptando quién era.

Fuente: New York Times

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades