Misterio resuelto: no era un monstruo, era un submarino alemán

El asunto nos recuerda mucho a la película de Billy Wilder La vida privada de Sherlock Holmes

En ocasiones, la realidad supera la ficción. Sentimos romper la 'magia', pero ingenieros de SP Energy Networks (el Iberdrola escocés) han descubierto recientemente que el supuesto monstruo marino de una leyenda, al final era un submarino alemán.

via GIPHY

Los ingenieros escoceses estaban enfrascados en la tarea de poner cable bajo el mar de Irlanda cuando tropezaron con los restos de un submarino alemán WW1, que según cuenta una leyenda fue atacado por un enorme monstruo marino de ojos grandes y dientes relucientes.

via GIPHY

El pecio parece ser el legendario UB-85, un submarino alemán de la I Guerra Mundial que se hundió hace casi un siglo cerca de Stranraer, un pueblo costero escocés. Según los registros oficiales, el submarino fue derrotado el 30 de abril de 1918 por un buque de la Marina Real Británica llamado HMS Coreopsis.

Según narra la historia, toda la tripulación del UB-85 huyó despavorida del navío cuando se les informó de que estaban siendo atacados por un monstruo.

via GIPHY

Tras la huida, la tripulación del submarino subió a bordo del HMS Coreopsis (los que realmente les habían atacado), donde el Capitán Krech les informó del encuentro fatal con la bestia. Según su descripción (imaginación no le faltaba al hombre), el bicho tenía "grandes ojos hundidos en un raro cráneo y una dentadura que se podía ver brillar a la luz de la Luna".

via GIPHY

Su versión fue que el navío quedó tan dañado que era imposible que pudiera volver a sumergirse (cuando fue atacado se encontraba en la superficie).

La historia se parece muchísimo al argumento de la película La vida privada de Sherlock Holmesde Billy Wilder, en la que se investiga al monstruo del Lago Ness. Finalmente, el supuesto monstruo resulta ser un submarino tripulado por enanos. De hecho, el submarino que usó Wilder para la película está todavía en el fondo del lago.

Fuente: seeker.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano