Descubren por qué nos gusta ver películas tristes

Un nuevo estudio señala que lo hacemos porque aumenta los lazos sociales y nuestra tolerancia al dolor

image
Si sabemos cómo termina, mal, ¿qué razón tenemos para ver dramas?

Seguramente no soy un buen parámetro para escribir sobre el gusto por las tragedias cinematográficas. He llorado, a moco tendido con E.T. (cuando se estrenó y la semana pasada), me saltan lágrimas apenas escucho mencionar Titanic y me da pena el vil asesinato que comete Spielberg cuando mata al pobre tiburón en su cinta homónima. Si hasta gimoteo con Viernes 13 y la desgraciada vida de Jason, su protagonista. Aún así, la ciencia ha descubierto una razón por la cual seguimos viendo películas tristes: profundiza nuestros lazos sociales e incrementa la tolerancia frente al dolor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Así lo asegura un nuevo estudio realizado por Robin Dunbar, de la Universidad de Oxford que se preguntó “¿por qué demonios alguien gastaría tiempo y dinero en volver a ver o releer películas y novelas que sabemos nos hacen llorar?”. Para estudiar esto convocó a 169 voluntarios para ver una película llamada Stuart: A Life Backwards (protagonizada por Tom Hardy y Benedict Cumberbatch) y que relata la vida de un minusválido que vive en la calle, abusado sexualmente de pequeño, que lucha contra la adicción a las drogas y sus constantes entradas en la cárcel (un canto a la vida, vamos). Si a esto se agrega (alerta spoiler) que termina suicidándose y que se trata de una historia real, el drama está garantizado.

Al mismo tiempo recurrió a 68 voluntarios que observaron un documental de la BBC sobre los tesoros almacenados en el British Museum.
Antes y después de ver las obras, los voluntarios fueron sometidos a dos test. En uno se medía la pertenencia al grupo y el otro, llamado Silla Romana (apoyar la espalda en la pared, con las rodillas flexionadas, simulando estar sentado en una silla invisible, hasta que las piernas no soporten más) y que permite cuantificar la tolerancia al dolor.

Los resultados, publicados en Royal Society Open Science, demostraron que los que habían visto la oda a la alegría, la vida de Stuart, eran capaces de soportar un 18% más el dolor que los que presenciaron el documental y mostraban, al mismo tiempo, lazos de unión más profundos con el grupo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias