La selección española de hockey sobre hierba ya acaricia el oro

Hablamos con Bosco Pérez-Pla, jugador del combinado nacional, que ha colaborado con Quo en un espectacular reportaje

A Bosco Pérez-Pla, jugador de la Selección nacional de hockey sobre hierba, lo de ser olímpico le viene de casta. Su tío, Jonás Alvear ya lo fue en dos ocasiones, durante los juegos celebrados en México y en Tokio. Ahora, este joven atleta lucha por hacer realidad su sueño de conseguir un oro olímpico.

Y ese sueño está un poco más cerca, porque nuestra selección ya está en cuartos , tras haber tenido tres contundentes victorias. Ahora, su reto más inmediato es enfrentarse al combinado de Bélgica, mañana a las 18, 30 (hora española), y el viernes al de Gran Bretaña.

“Nuestra preparación ha sido un poco especial”, nos contó Bosco, “ya que no es sencillo reunir atodos los jugadores del equipo, porque vivimos entre Madrid, Barcelona, Holanda y Bélgica”. Por es emotivo, cada uno entrena con sus respectivos clubs. “Aunque realizamos aparte sesiones específicas de gimnasia que nos mandan los entrenadores de la selección. Suele ser en verano cuando tenemos por fin ocasión de prepararnos todos juntos”, explica el joven jugador.

Con un físico imponente (1,83 cm de estatura y 73 kg de peso), Bosco ya ha jugado dos mundiales, tres campeonatos europeos, y es campeón de la Jockey India League. Pero, ahora, en los juegos olímpicos está haciendo realidad su gran sueño deportivo y personal.

Un sueño para el que ha tenido que prepararse muy duramente. Poco antes de partir para Río, Bosco colaboró con Quo en el reportaje 18 máquinas perfectas. Así son los cuerpos de los atletas de élite, en el que nos explicó que: “No hace falta tener un cuerpo especial para jugar el jockey. No hay que estar muy musculado, aunque sí en muy buena forma, y ser muy explosivos, muy rápidos. Obviamente, hay que ir al gimnasio ayuda, pero no es un deporte que exija tener un cuerpo muy fuerte y muy musculado”.

En el caso de los jugadores de hockey, la espalda es la zona más sensible y susceptible de verse afectada por las lesiones. “Estamos todo el tiempo agachados y se sufre bastante”, nos explicó. “ Aunque también se tienen problemas con los isquiotibiales, porque tenemos que hacer muchos sprints”.

Desde Quo deseamos que la selección nacional de hockey siga cosechando triunfos en estos juegos, y que se haga realidad el sueño de Bosco de conseguir el preciado oro olímpico. Y si ese momento llega, seguramente lo celebrará de muchas formas. Entre ellas, regalándose uno de sus caprichos preferidos: “Mojar un donuts con azúcar o un bizcocho en leche. Es algo que me encanta”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades