La prehistoria de Mayumaná

image
Los tobillos de los danzantes aztecas están cubiertos por semillas de chachayote, con las que marcan el ritmo.

La danza humana data del momento en que nos convertimos en bípedos, y existen grupos humanos bailando en pinturas ru­pestres de hace 20.000 años”, asegura Lawrence Parsons. Y es que el baile tiene, desde sus inicios, una vocación eminentemente social. En las culturas tradicionales, los bailarines tenían objetos emisores de sonidos en su indumentaria, que a su vez marcaban el ritmo de sus danzas, con las que expresaban roles sociales, su relación con los dioses, etc. Algo que algunas tribus actuales aún conservan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano