Llegó la hora de la novela

La literatura africana por fin sale del gueto y aterriza en Canarias, dispuesta a conquistar a los lectores españoles más exigentes

image
Ben Okri refleja en sus obras el choque entre la tradición nativa y la irrupción de la modernidad occidental. Kossi Efoui estudió filosofía antes de dedicarse a la literatura. Toda su obra ha sido escrita en francés. Wole Soyinka fue criticado en los años 60 por escribir en inglés, y no en su lengua natal. Pero esa decisión le convirtió en el gran embajador de las letras africanas.

África sigue siendo un lugar inexplorado. Los aventureros del siglo XIX remontaron sus ríos, atravesaron sus selvas y trazaron mapas de sus desiertos y sus montañas. Pero el Continente Negro sigue albergando abundantes misterios para el ciudadano occidental. Porque, ¿qué sabemos realmente de su literatura?
En África se escribe; y mucho. Para paliar el desconocimiento sobre esa realidad cultural, a finales de enero se va a celebrar en Tenerife la primera edición del Salón del Libro Africano. Dos editoriales, African Books Collective (con sede en Oxford) y Éditions Afrique Orient (afincada en Casablanca), acudirán a esta cita para dar a conocer a diversos autores africanos.
Sin lugar a dudas, el que más proyección ha tenido en Europa ha sido el nigeriano Wole Soyinka, quien se convirtió en 1986 en el primer escritor de raza negra galardonado con el premio Nobel. Con una vida realmente atribulada a sus espaldas, los libros de Soyinka (escritos directamente en inglés) conforman una especie de crónica de la historia de su país. De su obra, los especialistas destacan dos títulos: La danza del bosque, sobre la independencia de su patria, y El hombre muerto, que escribió a lo largo de los años que pasó encarcelado durante la guerra civil nigeriana.
Pero existen otras muchas figuras a tener en cuenta. Como Ben Okri, también nigeriano y de quien se han publicado varias obras en nuestro país, entre ellas su novela más popular, El camino hambriento.?Se trata de una novela basada en una leyenda local, según la cual muchos niños mueren al poco de nacer tras descubrir las amarguras de este mundo, y quedan convertidos en bebés-espíritus que guían a las personas bondadosas. Gracias a este relato que mezcla la magia y el realismo más atroz, Okri ganó el premio Booker (uno de los más prestigiosos del mundo).
La tercera gran figura de la actual literatura africana es Kossi Efoui. Este novelista de Togo sigue siendo casi un desconocido en España, aunque en Francia es un autor de culto. La única novela suya publicada en nuestro país es La polka, un relato sobre diez personajes en un campo de refugiados, y que la crítica ha comparado con la literatura de Samuel Beckett.
Ellos tres y otros muchos (como el congoleño Calixthe Beyala) estarán en Tenerife para tratar de descubrir al público español algo de la actual “novela negra”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tendencias