... le hace olvidar que el dinero es un medio, y no un fin...

Se trata de otra presunción clásica que también desmintió la Universidad de Stanford (véase la página anterior), gracias a las resonancias magnéticas funcionales (fMRI, por sus siglas en inglés) que Brian Knuston realizó en 2006 a varios inversores profesionales. El neurólogo dijo haberse metido “en la caja negra” de su cerebro y su modo de decidir. Hasta que Knuston descubrió que es más bien la parte emocional la que rige nuestros gastos e inversiones, la teoría rezaba que el ser humano busca dinero como un medio para adquirir bienes y servicios, pero no como un fin en sí mismo. Tal y como comentaba el economista George Loewenstein, de la Universidad Carnegie Mellon (EEUU): “Estas pruebas demuestran que la gente obtiene placer o sufrimiento inmediatos cuando gana o pierde dinero”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano