Huevo, pluma o tornillo: formas perfectas: Pluma

Si eliminásemos de una selva todas las hélices, ésta desaparecería.

Lo importante es despegar
Y no importa cómo. La pluma de los pájaros cumplía la función prioritaria de calentar el cuerpo, y además se reveló como una forma perfecta para permitir el vuelo. Pero no son imprescindibles las plumas para despegar; y si no, que se lo pregunten a los murciélagos. Una capacidad tan extraordinaria fue tenazmente perseguida por el ser humano. La selección cultural permitió encontrar la manera de imitar a pájaros y murciélagos, aunque por caminos distintos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano