Adiós, ratita mía

La pena intensa que se experimenta tras una separación puede ser un mecanismo natural para mantener a las parejas juntas.

image
Los topillos también sufren males de amor.

Un grupo de neurólogos de la Universidad de Regensburg, Alemania, afirma que la pena intensa que se experimenta tras una separación puede ser un mecanismo natural para mantener a las parejas juntas. Conclusión a la que han llegado estudiando a parejas de topillos: al ser separados, exhibieron comportamientos equivalentes a nuestras depresión y ansiedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano