Laguna, 4 ruedas directrices

El sistema mejora la seguridad

Está a punto de llegar a los concesionarios. La hará el viernes 31 a bombo y platillo. Entre los argumentos para convencer a un mercado desanimado, el Renault Laguna Coupé cuenta con una línea mucho más emocional que la del resto de la gama y con un sistema de cuatro ruedas directrices, es decir, son las cuatro ruedas –y no sólo las delanteras o las traseras– las que giran. A partir de 60 km/h las cuatro se desplazan al unísono y, si no estás acostumbrado, notarás una reacción poco habitual, como si el coche se ciñera más a la curva. Cogerle el punto es fácil. Bastan unos kilómetros para hacerte con el coche y, de paso, aumentar tus márgenes de seguridad.
El mecanismo se basa en un sensor situado en la columna de dirección que transmite las órdenes al eje trasero en función del giro que esté realizando el vehículo. Un procesor evalúa la información recibida en un tiempo récord: bastan 10 milisegundos para que interprete las decisiones del conductor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias