¿Sabías que el chotis no tiene origen madrileño?

Ni siquiera nació en nuestro país

image
Chulapos bailando chotis en las Vistillas. Foto: Creative Commons (Flickr - por Barcex)

Hoy los madrileños celebramos las fiestas de Isidro Labrador, patrono de la Villa de Madrid. Nació en el Mayrit musulmán y fue un labrador mozárabe procedente de una familia humilde de agricultores. Pasó a la posteridad gracias a su don de encontrar agua y manantiales, que las leyendas convertirían posteriormente en 'lugares mágicos' e incluso 'milagrosos'. Lejos de estas exageraciones y según le describe la historia, fue un hombre sencillo que ayudaba a los pobres y que empezaría a ser venerado por el pueblo de Madrid unos 40 años después de su muerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En su honor se celebran ahora las conocidas fiestas de San Isidro, donde es costumbre ir de romería, a la verbena o a diversos espectáculos de tradición castiza que se celebran, principalmente, en la Pradera de San Isidro. El mismisimo Goya se encargó de representar esta fiesta en sus obras.

El baile que va unido a esta fiesta es el chotis, que aunque haya enraizado en nuestra sociedad no tiene origen en nuestro país sino en Bohemia y cuyo nombre deriva del termino alemán Schottisch (escocés). Este nombre hace referencia a una danza centroeuropea. De hecho variantes de este baile pueden encontrarse en distintas tradiciones, como en la italiana, escandinava, argentina, suiza, uruguaya, francesa, inglesa, mexicana, paraguaya, portuguesa, finlandesa, austriaca y brasileña. El baile se puso de moda en el s. XIX y se extendió no sólo por Europa, sino que cruzó el charco hasta las Américas.

A Madrid llegó en 1850 y se representó por primera vez en el Palacio Real bajo el nombre de Polca Alemana. Gustó tanto que los madrileños nos apropiamos de la danza dándole un aire chulo y castizo. El secreto del baile está en los pies de la pareja. La mujer hace girar al hombre como si estuviese en una baldosa o ladrillo con arte y estilo. Primero rotan hacia la izquierda, y cuando la música cambia (es de tres tiempos) cambian el sentido y giran hacia la derecha y después, nuevamente, hacia la izquierda. Es importante llevar un zapato que se deslice bien pues, como podéis suponer, si el hombre lleva suela de goma no habría forma de hacerle girar.

Relaxing cup y baila chotis en Madrid:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades