Dentro de una caja de zapatos

Moverse en el espacio ya es difícil, pero hacerlo cargando en el casco seis detectores de partículas, cada uno del tamaño de una caja de zapatos, es casi una misión imposible.

image
Christer Fuglesang es uno de los últimos astronautas que ha visto estos destellos. Fue en el 2006 mientras realizaba una misión en la Estación Espacial Internacional (ISS)

Moverse en el espacio ya es difícil, pero hacerlo cargando en el casco seis detectores de partículas, cada uno del tamaño de una caja de zapatos, es casi una misión imposible. Pero como es la ideada por el físico Livo Narici, los cosmonautas de la ISS la aceptan. El experimento se llama Long Term Effects in Astronauts’ Central Nervous System, ALTEA, (Efectos a largo plazo en el sistema nervioso central de los astronautas). Cada vez que el astronauta percibe un flash de luz de origen desconocido, pulsa un botón para dejar establecido el momento del acontecimiento. De este modo, los detectores siguen la pista a las partículas que en ese momento cruzaron las “cajas de zapatos”. Así, intentarán descubrir: primero, qué tipo de partículas exactamente son las que producen estos efectos luminosos, y qué lugar concreto del sistema visual se ve afectado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano