Cubismo bélico

¿La mejor defensa contra un torpedo? Una ilusión óptica

image
Pese a lo llamativo que resulta, este era el último grito en pintura de camuflaje en 1916

Durante la I Guera Mundial, el arte y la táctica militar se dieron la mano. Norman Wilkinson, un pintor estadounidense reconvertido en oficial de la armada durante los años del conflicto, buscaba desesperadamente la manera de conseguir que los barcos de guerra resultaran invisibles para los submarinos, acabó encontrando una solución paradójica al problema.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La mejor manera de hacerlos invisibles, era pintarlos de la forma más llamativa posible, pero con estilo cubista, creando ángulos donde no los había. Wilkinson demostró que, a distancia, los tripulantes de un submarino no podrían apreciar con claridad y exactitud la forma exacta y las maniobras del barco, y dispararían los torpedos en dirección errónea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias