¿El amor reside en el corazón?

Destinatario de las flechas de Cupido, tiene, según Pascal, razones que la razón no entiende; además, el amor hace que esté más sano

image
Las características del corazón ya eran conocidas por los egipcios por la extracción de vísceras en los procesos de momificación.

Hasta que el siglo XX no redujo todas las pasiones a impulsos eléctricos y reacciones químicas, el órgano del amor fue el corazón. La adrenalina pone el de los enamorados a cien. Durante la relación sexual, la presión arterial se incrementa, la frecuencia de los latidos alcanza los 100 a 175 por minuto, y el ritmo respiratorio pasa de 12 respiraciones por minuto a 40. Todo un esfuerzo cardíaco en aras de la pasión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un esfuerzo que tiene su compensación. Un estudio de la Universidad de Nueva York dice que el amor reduce la presión arterial. Pero, por más provechosas que sean para la circulación, las pasiones no nacen del corazón. Llegan a él para alterarlo. Y esperemos que no dejen de hacerlo hasta que el corazón, “el primer órgano que vive y el último que muere”, según Aristóteles, se estremezca con su último latido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades