Científicos de la Universidad de Quebec han realizado una encuesta anónima entre más de 1.500 personas de diferente orientación sexual, a las que les han preguntado por sus fantasías sexuales más habituales.

El objetivo principal del estudio, publicado en The Journal of Sexual Medicine, fue determinar qué fantasías son raras, inusuales, comunes o típicos desde un punto de vista estadístico. Un objetivo secundario era proporcionar una comparación estadística de la naturaleza y la intensidad de las fantasías sexuales y demostrar con análisis cuantitativos y cualitativos que ciertas fantasías que a menudo se consideran inusuales, son comunes.

Lo resultados mostraron que “se debe tener cuidado antes de etiquetar una fantasía sexual como inusual, y mucho menos desviada o perversa. Por ello, el enfoque debería estar en el efecto de una fantasía sexual en lugar de su contenido”.

De las cerca de 50 fantasías registradas por los autores, muchas de ellas son compartidas por cerca del 80% de los entrevistados de ambos géneros. La más popular, fue la de tener sexo en sitios extraños, como baños públicos o la oficina. Le sigue practicar sexo oral, tener relaciones con alguien conocido que no sea la pareja o masturbar también a un conocido. Tanto para hombres (81%) como para mujeres (86%) las emociones son una parte fundamental de las fantasías.

image

Christian C. Joyal et al.

El 64% de ellas fantasean con ser dominadas en una relación, algo que también busca el 53% de los hombres.

En cuanto a las mayores diferencias entre géneros, hay sorpresas y también obviedades..

Mientras un 28% de las mujeres fantaseaban con masturbar a un desconocido, la cifra trepaba al 62% si eran hombres los que respondían. Las diferencias eran similares un 18% para ellas y un 61% para ellos) si la pregunta era si le gustaría tener sexo con alguien mucho más joven (aunque en edad legal), que ellos o ellas.

Por su parte las mujeres están más dispuestas a un trío bisexual que los hombres: 56% contra 15%. Una diferencia aún mayor se ve en lo que respecta a la fantasía de realizar una felación: 72% contra 18%.

Juan Scaliter