Suspirar por un androide empieza a ser más probable que responder a las miradas de quien está al otro lado de la barra del bar. Eso en el caso de que hubiese alguien interesado en el flirteo, una técnica de seducción cada vez más en desuso, según el reciente estudio de Love Connection, encargado por el portal de citas Meetic. Más de la mitad de los millennials españoles confía en la tecnología y en los algoritmos para encontrar el amor de su vida. De hecho, somos el país que muestra mayor entusiasmo ante esta posibilidad (56% frente al 31% de los holandeses).

Nuevo lenguaje del amor

En una encuesta realizada entre más de 9.700 solteros de siete países europeos (Reino Unido, Francia, Holanda, Alemania, Suecia e Italia, además de España), más del 63% de los millennials españoles confesó que la tecnología tiene un impacto positivo a la hora de conocer gente, frente a la media europea del 43%. Para ellos resulta difícil entender el lenguaje del amor sin incluir términos como big data, realidad virtual, inteligencia artificial, algoritmos o internet de las cosas.

girl with virtual reality simulator in modern city

goleroGetty Images

Se imponen nuevos usos en la seducción, como colocarse unas gafas de realidad virtual, algo que hace ya el 35% de los jóvenes que se asoma a una web para buscar un perfil o planificar un encuentro. De todas las innovaciones, internet de las cosas es la que, al menos de momento, menor utilidad han encontrado los millennials para buscar pareja.

Ellos han decidido automatizar estas cosas y poco podemos esperar ya en la barra del bar frente a la fuerza con la que vienen pegando los chatbots, los robots capaces de simular una conversación y cada vez más presentes en este tipo de aplicaciones. El 17% considera que estos sistemas de inteligencia artificial son de gran utilidad incluso para mejorar sus habilidades seductoras. Meetic lanzó el año pasado su primer coach virtual, Lara, con la que charlan cada mes más de 13.000 españoles. Dispone de reconocimiento de voz para entablar una conversación informal y totalmente personalizada.

Marian Benito