Dos días atrás, la cuenta de Twitter del ejército indio (IndianArmy), se convirtió en objeto de consulta de fanáticos de lo extraño y al publicar un tweet en el que se podía leer lo siguiente:

Por primera vez, un Equipo de Expedición de Montañismo #IndianArmy observó misteriosas huellas de la mítica bestia Yeti. Las huellas miden 82 centímetros de largo por 30 de ancho. centímetros y fueron obsevadas cerca del Campo Base dle Makalu el 09 de abril de 2019. Hasta ahora el huidizo animal solo ha sido visto en el Parque Nacional Makalu-Barun”.

Obviamente las redes sociales rápidamente se dividieron en dos bandos. Los creyentes (“No se le debe llamar Yeti, sino hombre de las nieves”) o y los que se lo tomaron a broma (“Pues debe ser cojo, porque yo solo veo huellas de un pie”).

image

IndianArmy

Por ahora el ejército indio no ha dado señales que se trate de ninguna broma y de acuerdo con el periódico The Times of India, los responsables entregaron todo el material hallado a “expertos” en el tema ya que el objetivo es hacerlo público para reavivar el interés público en esta criatura.

El supuesto yeti ha sido visto, fotografiado, o partes de su cuerpo recuperadas y analizadas, pero hasta ahora nunca se ha encontrado evidencia que apoye su existencia.

De hecho, las fotos publicadas por el ejército indio no constituyen una prueba fiables, apenas son unas cuantas huellas en una misma línea en la nieve. Se trata de impresiones que no conservan nada que se parezca a las marcas de garras o pies. Entre los testimonios más recientes se puede citar el del 2011: un hueso que del dedo de un yeti, que luego de los análisis pertinentes, se demostró pertenecía a un humano.

Juan Scaliter