Después del periplo que implica comprarse un coche, te das cuenta de una gran realidad: mantenerlo también supone un gasto. Así que si aún no te has lanzado a ello, ten en cuenta lo que debes abonar una vez has superado el impuesto de matriculación y has hecho frente al IVA de tu nuevo vehículo.

El principal agujero en tu cuenta de ahorros para comenzar a conducir será el impuesto de circulación, el cual deberás abonar anualmente. Dependiendo del tipo de vehículo con el que circules por la ciudad así como del número de caballos fiscales, los gastos pueden variar considerablemente. Puedes encontrar esta cifra en su ficha técnica y así sabrás lo que debes pagar anualmente por conducir.

Este número también te sirve para saber cuánto hay que pagar a Hacienda al comprar un coche de segunda mano. Si tomamos como referencia a la capital de España, Madrid, estos son los gastos para 2019 proporcionados por el Ayuntamiento, con un gasto que varía entre 20 y 224 euros (lo que hace una media de unos 120 euros).

image
Ayuntamiento de Madrid

¿Cuánto gastamos en gasolina? ¿Y en el seguro? ¿Parking?

Otro gasto fijo que debemos tener en cuenta es el combustible. La página especializada Dieselgasolina.com sitúa la media de los últimos 5 años para el litro de gasóleo A en 1,16 euros y el de gasolina 95 en 1,23 euros. A esta ecuación añadiremos el rodaje medio anual de los automóviles españoles, el cual se encuentra alrededor de los 9.000 kilómetros en para estos últimos 3 años, según un estudio de la consultora de valoración de siniestros Audatex. Y sabiendo que el consumo medio de los vehículos nuevos está en un 4.8 litros por cada 100 kilómetros, solo hace falta hacer las cuentas.

Para un coche diésel, el gasto ronda una media de 0.055€/km mientras que para uno de gasolina sería unos 0.059€/km. Así que al año, estaríamos hablando de 495 euros y 531 respectivamente. Pero estas cifras podrían ser incluso mayores, y es que según un estudio realizado por la aplicación móvil Fintonic en 2018, el gasto superaría los 826 euros al año.

Hand refilling the car with fuel, close-up.
Busakorn PongparnitGetty Images

Si tenemos en cuenta este informe, el precio medio de un seguro representaría unos 532 euros. A todo esto habría que sumar el gasto de talleres (incluyendo posibles revisiones), en los que cada español estaría gastando unos 208 euros, mientras que la suma de aparcamientos y posibles peajes podrían ser unos 103 euros anuales.

En total, teniendo en cuenta nuestros cálculos y los de Fintonic, estaríamos hablando de entre 1.500 y 1.800 euros al año. Eso sin contar las posibles amonestaciones que nos puedan llegar a casa.

¿Y cuánto nos cuestan las multas?

Solo en Madrid, en 2018, se impusieron 2.440.028 multas, un 13% menos que el año pasado, y más de la mitad tiene que ver con mal estacionamiento. Según el último informe de Automovilistas Europeos Asociados, el importe medio de estas sanciones ascendió a unos 99 euros, 2 menos que el año anterior. Pero a partir del 16 de marzo, la cifra de infracciones puede incrementar de forma considerable en la capital ya que entra en vigor "Madrid Central" con todas sus consecuencias administrativas.

Aquellos vehículos que no se rijan por las normas de acceso al centro de la capital y entren en la almendra madrileña sin respetarlas se enfrentarán a una multa de 90 euros, la cual deberán abonar cuanto antes si quieren aprovecharse del 50% de descuento. A pesar de que lleva funcionando desde noviembre, será a partir de ahora cuando las hucha comenzará a llenarse de dinero.

image
DGT

Esta cifra es mismo gasto que se espera para cada uno de los ciudadanos que a partir del 16 de marzo entren a Madrid Central sin respetar la normativa vigente para el tipo de vehículos que puede acceder. Toda España está pendiente de este nuevo sistema de acceso al centro de la capital que no está vigente en ninguna parte del país y su buen o mal funcionamiento puede suponer un modelo de referencia para otras grandes ciudades que quieran llevarlo a cabo.

Seas o no de la capital, si pretendes acercarte al centro debes tener una pegatina de la DGT que indique qué tipo de vehículo tienes (Cero emisiones, ECO, C o B). Esta determinará si puedes entrar o no en la ciudad y tiene un coste de 5 euros. Para acceder a esta nueva zona de bajas emisiones, seas residente o visitante que lo deja en un parking, deberás tenerla puesta. Es un distintivo nacional, no una exigencia municipal, así que si vienes de visita, mejor que la tengas visible.

Si quieres conocer todas las reglas que rigen su funcionamiento accede a www.madrid.es.

¿Qué nuevas tasas podrían llegar?

Ciudades como Londres, Milán, Estocolmo o Gotemburgo ya trabajan con un modelo de tráfico en el centro de la ciudad que supone pagar un peaje urbano para quien quiera acceder. Mientras que Madrid opta por multar a quien no cumpla la ley, existen propuestas sobre la mesa de que quien decida entrar, lo haga pagando una tasa. Algo que ya se ha planteado para Barcelona y que medios como La Vanguardia, apunta que está en la agenda de quienes aspiran a ser alcaldes de la ciudad. Sería un paso más para luchar contra la contaminación y el exceso de tráfico urbano pero, ¿cómo sería acogida por la ciudadanía? Estaremos atentos...

Urban Road
Copyright Xinzheng. All Rights Reserved.Getty Images