Costumbres sexuales en el mundo

Tienen comportamientos sexuales comunes las culturas más represoras? ¿Lo tienen también las más permisivas?

image
¿Quién está dentro? Los hombres masakin tienen una cámara amatoria en la que se introducen mediante un orificio practicado en una de sus paredes. Una vez dentro, la pareja se abandona a la excitación y el placer. Todo a media luz.

Después de años investigando sobre un centenar de ellas, incluido algún estudio de campo en Micronesia, he podido comprobar que sí existen dichos elementos comunes. Y además, que cualquier fantasía sexual, por extraña que nos parezca, puede ser o ha sido de hecho una rea­lidad cotidiana en algún lugar del mundo. En un estudio transcultural realizado por G. J. Broude y S. J. Greene sobre las 186 sociedades de la Standard Cross-Cultural Sample referente a 20 prácticas y actitudes sexuales, se desvela que el 37,8% de ellas considera el sexo y la actividad sexual como algo absolutamente natural y normal. Para un 10,8%, sin embargo, existen ciertas limitaciones que dependen del grupo de personas del que se trate. Un 18,9% de los sujetos investigados ve en la práctica del sexo algo absolutamente arriesgado, y un 27% lo llega a considerar peligroso si no se adapta a las condiciones establecidas (tiempo, lugar, técnicas, etcétera).
El 5,4 por ciento restante justifica su actividad sexual con algún tipo de compensación, como, por ejemplo las purificaciones rituales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano