Y tú, ¿querrías convertirte en inmortal?

Según un estudio, solo uno de cada cinco adultos elegiría vivir para siempre (si pudiera)

Encuesta inmortalidad
Pixabay

¿Querrías ser inmortal? Esta es la pregunta principal de la encuesta New Scientist Ask the Public (2018), realizada por el portal New Scientist. La misma revela que solo el 21% de las personas estarían dispuestas a vivir eternamente, en caso de que ello fuera científicamente posible.

En el sondeo, llevado a cabo el pasado mes de agosto por Sapio Research sobre una muestra representativa de 2026 adultos del Reino Unido, el 21% de las personas dijeron que era muy probable que aceptaran convertirse en inmortales, si llegara el momento de elegir. Otro 30% dijo que sería probable y alrededor de la mitad de los encuestados rechazaron la posibilidad de vivir para siempre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La pregunta exacta que se planteó en la encuesta fue la siguiente: “Si te ofrecieran la oportunidad de vivir para siempre, ¿qué probabilidad habría de que aceptaras? Aunque esta es una pregunta hipotética, algunos gerontólogos creen que la extensión radical de la vida (si no la inmortalidad real) podría llegar a ser real.

Incluso las personas que ya son mayores podrían beneficiarse pronto de una serie de intervenciones (que irían desde medicamentos hasta la manipulación de su flora intestinal), capaces de prolongar su vida o de, al menos, mejorar su salud en la vejez, según una importante revisión publicada este mes en Nature.

El mundo de las residencias de ancianos

Sin embargo, la encuesta encontró que hay más personas preocupadas por prolongar la vida que optimistas al respecto. Las principales preocupaciones de las personas son la superpoblación y un "mundo repleto de hogares de ancianos”. De aquellos que expresaron su preocupación por la extensión radical de la vida, el 44% estuvo de acuerdo con la siguiente afirmación: "Creo que deberíamos aceptar nuestra esperanza de vida natural".

Sin embargo, en una pregunta concreta, el 58 por ciento de la población está de acuerdo con la afirmación de que "una esperanza de vida más larga es algo bueno". Los dos aspectos no son necesariamente incompatibles. En los últimos 200 años, la esperanza media de vida humana se ha duplicado en la mayoría de los países desarrollados, debido sobre todo a la mejora de la alimentación, la salud pública y la educación.

Según Linda Partridge, del Instituto Max Planck de Biología del Envejecimiento de Colonia (Alemania), autora principal de la revista Nature, se prevé que estos avances continúen.

Fuente: Newscientist.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tendencias