Fantasías sexuales nocturnas

Sí, pero también juega malas pasadas. Ejemplo: los sueños eróticos de contenido incestuoso, que, a pesar de generar infinita culpabilidad y vergüenza, están presentes con relativa frecuencia dentro del mundo onírico.

image
Tres mejor que dos. ¿Deseo de hacerlo realidad o simple ensueño sin ninguna trascendencia? Hay que darse permiso para fantasear con hacer un trío, uno de los pensamientos más comunes.

¿Cómo es posible que aparezcan de forma recurrente cuando el incesto es uno de los tabúes más consolidados y castigados en nuestra cultura? Según las investigaciones de Freud y otros especialistas en materia de sueños, esa es la causa y, a la vez, el efecto. El tabú del incesto se manifiesta con tanta vehemencia en nuestra cultura que genera un efecto rebote; es decir, reaparece con mayor intensidad en “formato sueño” o en formato “fantasía erótica”, aun estando despiertos. Eso sí, otra de las conclusiones de las investigaciones es que ese sueño o fantasía no supone necesariamente que el “propietario” desee llevarlo a cabo en la vida real. Y es que ya lo decía Calderón de la Barca: “… que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.”

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano