El sonajero

En el siglo XIV a. C

image
Los sonajeros nunca han perdido su carácter mágico; en algunos sitios todavía se coloca un cascabel de plata cerca del bebé.

En el Museo Hirniman de El Cairo se conservan los primeros sonajeros recuperados de los ajuares funerarios infantiles. Aparecieron hacia el año 1360 a. C. y se cree que, sobre todo, tenían un fin mágico: asustar a los espíritus malignos con el sonido persistente que producían. Con los siglos, en España se hicieron tan populares que una pragmática del siglo XVII tuvo que fijar su precio en Castilla como si fuera un artículo de primera necesidad: "Un sonajero, ocho maravedís".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas