Berth Milton, editor de la revista erótica sueca Private, se lo pasó bomba toda su vida. Pero en la década de 1980 llegó al clímax de su depravación. Se obsesionó más que nunca con las mujeres, se convenció de que eran insaciables y voraces hedonistas.

Llevó sus fantasías más íntimas a la realidad, y de ahí a las páginas de Private. La editorial Taschen recoge ahora en cinco volúmenes de pequeño formato sus fotos más inspiradas, de mujeres desnudas con, en ocasiones, pretensión estilista, pero cargadas todas de un brutal y provocador erotismo.

Redacción QUO