Árbol de navidad

La tradición la instauró Lutero

image
Quien quizá instauró la costumbre de iluminar el árbol de Navidad puede que fuera Martín Lutero.

Corría el siglo VIII y san Bonifacio se encontraba predicando entre los pueblos germanos. En medio de la retórica, aún no se sabe bien por qué, el santo taló un árbol enorme que cayó y derribó muchos otros árboles. Pero de algún modo, un pequeño abeto se salvó de la tragedia. San Bonifacio aprovechó esto para decir: “He aquí el árbol del Señor. Llamadlo desde ahora Árbol del niño Jesús”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde ese momento, con la llegada de la Navidad, primero los germanos y luego otros pueblos europeos adornaron un abeto con flores de papel, manzanas, pan de oro y caramelos para celebrar el nacimiento de Jesús. Esta tradición se volvió tan popular que en el año 1560 un edicto de Alsacia prohibía a los pobladores tener más de un árbol en sus casas. Las velas (las actuales luces) se añadieron más tarde para reflejar el alma de los familiares muertos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas