A algunos cadáveres les gusta mucho el dinero

Darwin, detenido junto a su esposa Anne, presenció desde lejos su propio entierro disfrazado de mendigo.

Creo que estoy en el registro de personas desaparecidas”. Con estas palabras, John Darwin, dado por fallecido en 2002, se presentó recientemente en una comisaría inglesa. El hombre fingió su muerte en colaboración con su esposa. Tras cinco años de investigación, su compañía de seguros le pagó a la falsa viuda 290.000 €. Pero en vez de reunirse con él, huyó con un amante. Fue entonces cuando Darwin “resucitó”, para poder denunciar a su traidora cómplice.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano