No se trata de un chiste malo, es la conclusión de una loca investigación que puede cambiar el modo en que recibamos oxígeno en los hospitales si el método tradicional no está disponible

De momento, han demostrado en ratones y cerdos que es posible conseguir oxígeno a través del intestino. Roedores y cerdos con dificultad respiratoria, han «respirado» a través de los tejidos del recto.

Los científicos detrás de la investigación proponen que inyectar oxígeno en el recto podría algún día ayudar a salvar vidas humanas si los métodos de ventilación convencionales no están disponibles.

La base de la investigación

La mayoría de los mamíferos respiran por la boca y la nariz y envían oxígeno a su cuerpo a través de los pulmones. Algunos animales acuáticos, incluidos los pepinos de mar, respiran a través de sus intestinos y, además, es sabido que los tejidos intestinales de los humanos pueden absorber fácilmente los medicamentos. Pero hasta ahora no se había probado si el oxígeno podía ingresar al torrente sanguíneo a través de los intestinos de los mamíferos.

Para averiguarlo, Takanori Takebe, gastroenterólogo del Hospital de Niños de Cincinnati, y sus colegas probaron varios métodos para ventilar los intestinos de ratones y cerdos que fueron privados brevemente de oxígeno. En un grupo de 11 ratones, a cuatro se les frotó el intestino para adelgazar el revestimiento de la mucosa y mejorar la absorción de oxígeno. A continuación, los investigadores inyectaron oxígeno puro presurizado en los rectos de los ratones a los que habían limpiado el intestino, y en otros cuatro a los que no habían hecho nada.

Luego, los investigadores retiraron el oxígeno de los animales, haciéndolos «hipóxicos». Los tres ratones que no recibieron oxígeno intestinal sobrevivieron durante una media de 11 minutos. Los ratones con intestinos limpiados que recibieron oxígeno a través de sus anos duraron 18 minutos. Solo los ratones ventilados con intestinos cepillados sobrevivieron al experimento de una hora, con una tasa de supervivencia del 75% , informaron los investigadores en Med .

Pero Takebe y sus colegas querían deshacerse del oneroso y peligroso proceso de limpieza intestinal. Así que reemplazaron el oxígeno presurizado con fluidos conocidos como perfluorocarbonos, que pueden transportar grandes cantidades de oxígeno y, a menudo, se utilizan como sustituto de la sangre durante la cirugía.

Debido a que son muy densos, los perfluorocarbonos también pueden ayudar a eliminar la mucosidad del intestino. Los investigadores inyectaron perfluorocarbonos ricos en oxígeno en los anos de tres ratones hipóxicos y siete cerdos hipóxicos; como control, vertieron solución salina en los intestinos de dos ratones hipóxicos y cinco cerdos hipóxicos.

Mientras que los niveles de oxígeno en sangre en los grupos de control se desplomaron, los niveles de oxígeno en los ratones ventilados se estabilizaron a niveles normales.

En los cerdos tratados, la saturación de oxígeno en sangre aumentó en aproximadamente un 15%, aliviando los síntomas de hipoxia. El color y la calidez regresaron a su piel y extremidades en minutos.

Los hallazgos, dice Takabe, son una prueba de que los mamíferos pueden absorber oxígeno a través de sus intestinos y que su nuevo «enfoque extraño» es seguro.

El nuevo método deberá someterse a pruebas de seguridad en personas, pero Takebe dice que puede imaginar la inyección de fluidos cargados de oxígeno a través del ano para ayudar a salvar vidas humanas cuando los métodos de ventilación estándar no están disponibles, como por ejemplo, durante la reciente pandemia de coronavirus.

Te puede interesar