El doctor Wu Lien-teh, un médico malayo, utilizó con éxito mascarillas para controlar la epidemia de peste en China hace más de un siglo, esta es su historia

La idea de utilizar mascarillas para evitar el contagio de una enfermedad como la COVID-19 no es algo nuevo. Uno de los pioneros modernos del uso de mascarillas en epidemias fue el doctor Wu Lien-teh, ya hace más de un siglo.

Wu Lien-teh nació en Malasia el 10 de marzo de 1879. En el año 1896 se trasladó a Reino Unido, donde fue admitido en la universidad de Cambridge para estudiar medicina. Un tiempo después, en 1910, el gobierno chino le contrató para combatir una misteriosa enfermedad mortal que había comenzado afectando a cazadores y comerciantes de pieles de marmota de la región noreste de China.

El doctor Wu viajó a China y comenzó con el examen post mortem de las víctimas. Así logró aislar la bacteria responsable de la enfermedad: Yersinia pestis, la causante de la plaga comúnmente conocida como la peste bubónica.

Wu comprendió que la enfermedad se transmitía a través de gotitas respiratorias, igual que ocurre con el coronavirus, y decidió crear una máscara protectora. La máscara de Wu estaba hecha de algodón, gasa y tela, a la cual se le añadían lazos para poder sujetarla a la cara. Además, animó a los médicos y a otras personas a utilizar su invento para protegerse.

El doctor Wu Lien-Teh y K. Chimin Wong

El doctor Wu Lien-Teh y K. Chimin Wong. Créditos: Credit: Wellcome Collection.

Esta fue la primera vez que las mascarillas se utilizaron como estrategia para controlar una enfermedad, no solo como protección. El doctor Wu incluso aconsejó a las autoridades que restringieran la circulación entre las provincias y que aislaran a los infectados para evitar la propagación de la enfermedad. También convenció a los funcionarios para que incineraran los cadáveres de las personas contagiadas, algo que raramente se aceptaba en aquel país.

En el año 1911, Wu presidió una conferencia internacional sobre la peste donde difundió sus conocimientos sobre cómo responder frente a una epidemia. Sus consejos siguen siendo válidos hoy en día.

¿Protegía a los médicos de la peste su horrible máscara?