El pesado día a día

En Quo conocimos a Juanjo a comienzos de diciembre y le propusimos hacer un blog en el que contara cómo se vive una operación de cirugía bariátrica desde la camilla, y cómo es la vida cotidiana cuando tu cuerpo pesa 60 kilos de más. El sobrepeso está presente en todas las decisiones que toma: el sofá tiene que ser más re­sistente de lo normal, y en el coche priman la amplitud y la comodidad. Juanjo trabaja de portero de finca y confiesa que subiendo unas escaleras no es capaz de llegar ni al segundo piso. Para sortear esta dificultad no hay ningún truco; para otras cosas, sí. Estos son algunos de ellos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escenas cotidianas

¿Cómo subirse a una camilla? Impulsándose, como si saltara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Abriendo vías

Para la apnea del sueño (“Me oigo roncar”, dice) utiliza una máscara que le abre las vias aéreas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mala circulación

Suele usar medias para facilitar la circulación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dato para el olvido

La báscula no engaña: el 18 de febrero pesaba 124 kg.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Su rostro después de la operación

Donde más se nota la pérdida de peso es en la cara. “Ahora se te ven los ojos”, le dijo Mari, su madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Su rostro antes de operarse

Donde más se nota la pérdida de peso es en la cara. “Ahora se te ven los ojos”, le dijo Mari, su madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Limitación de movimiento

Trucos para atarse los zapatos; por el momento todavía tiene que usarlos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Movilidad limitada

Trucos para atarse los zapatos; por el momento todavía tiene que usarlos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud