Sanidad militar española

El ejército expone desde este mes las piezas más históricas de sus equipos de sanidad militar. Y presume de haber inventado la epidural, los rayos X portátiles y la primera vacuna masiva

El soldado Jaume nos espera en la barrera de acceso al acuartelamiento General Cavalcanti, cuartel general de la Brigada de Sanidad del Ejército. Unos 300 metros después, abre la puerta de la historia menos conocida de los militares españoles: la de su cuerpo médico y sanitario, llena de inventos y hallazgos científicos que después se han exportado a hospitales civiles de todo el mundo.

Gira el pomo, entramos y nos presenta al subteniente que guarda y conserva el pequeño pero mimado museo de artilugios sanitarios de campaña, y que abarca desde antes de la Guerra de Cuba (1895-1898) hasta misiones de paz más recientes como la de la antigua Yugoslavia (1995-2013).

La propia madame Curie encargó 60 aparatos portátiles de rayos X españoles, para enviarlos al Ejército francés en la Gran Guerra

Le pillamos ocupado, envolviendo con mimo sus mejores piezas para enviarlas a la exposición Sanidad militar española: historia y aportación a la ciencia, que ya se puede visitar en el Parque de las Ciencias de Granada hasta marzo de 2015. Una de las que ya están empaquetadas es mundialmente conocida: “Es el primer equipo de rayos X portátil que existió”, cuenta con orgullo a Quo Manuel Guiote, comisario de la exposición y general jefe de la Brigada de Sanidad. Lo diseñó el radiólogo militar Mónico Sánchez (1880-1961), quien redujo lo que hasta entonces era un mueble a una pequeña maleta. Era tan útil que “madame Curie compró 60 equipos así para el Ejército francés en la I Guerra Mundial”.

Curar y combatir a la vez

El alto mando nos explica muy gráficamente que: “En campaña, lo mejor es enemigo de lo bueno. Nosotros tenemos que llevar equipamiento que podamos transportar y usar”, lo demás es un estorbo. Sobre todo, porque “además, tenemos la obligación de mantener y defender el puesto; somos también una fuerza armada”, recuerda.

Otra de las aportaciones de la sanidad militar a la ciencia ahorra muchos dolores aún hoy a las parturientas, según menciona el comisario: “La anestesia epidural la inventó el capitán médico Fidel Pajés (1886-1923), quien la ideó como técnica de sanidad de guerra en 1921, en la Guerra de África”.

Y también “salvó más vidas que la penicilina” un ingenioso método para conservar el plasma de las transfusiones. “Los soldados morían después porque el plasma estaba infectado. Pero alguien pensó en conservarlo en camiones de pescado porque eran isotérmicos”, y así nacieron en la Guerra Civil (1936-1939) los camiones similares a los cisterna que conservan la sangre. Otro gran invento fue el camión de desinfección de ropa, que evitaba las epidemias.

Sanitarios del Ejército acompañan al SAMUR en las guardias para formarse

La exposición de Granada abarca mucho más: cinco siglos en los que “la sanidad militar española ha sido un reflejo de la sociedad civil: a veces luces y a veces sombras”, confiesa el general. ¿Y hoy? ¿Cómo se entrenan si no estamos en ninguna guerra?, le preguntamos: “En las misiones de mantenimiento de la paz practicamos. Pero también el personal militar hace guardias con el SAMUR. Hay mucha transferencia de conocimiento en las dos direcciones”. En general, “estamos a la altura de los mejores: EEUU, Reino Unido y Francia”, añade Guiote con orgullo, antes de que Jaume vuelva a por nosotros para finalizar la visita con estricta puntualidad militar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Heridos en el Rif

La guerra contra la sublevación del protectorado en Marruecos vio escenas terribles. Como esta evacuación después de la toma de Dar Azugaj, en 1921.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Sanitario!

También es una estampa del Rif en 1921. Dos sanitarios retiran un herido del campo de batalla, después de un combate con las tribus sublevadas contra España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Como una mula

Las bestias de carga también lo eran para la unidad sanitaria. Llevaban monturas especiales que admitían transportar heridos en camillas o baúles con material.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Precursora de la ambulancia

Esta montura (base universal) admitía hasta dos camillas enganchadas. Se usó en las campañas del Rif (Marruecos) y hasta la Guerra Civil española.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Parecen moldes de balas...

Pero no lo son. Se trata de artilugios para fabricar supositorios (los alargados) y óvulos vaginales (los de forma de almendra). De inicios del siglo XX.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Kit anti-químico

Está pensado para la primera atención contra agentes NBQ (nuclear, biológico, químico). En la solapa izda., placas para hacer análisis. Las cápsulas de su dcha. son analgésicos. Bajo ellas, inyecciones de sulfato de atropina, para remontar el pulso y otros usos. Además, venda para quemaduras, antídoto para veneno, conservante y sodio como antishock.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Torniquetes?

Y mucho más. Es un pañuelo de 150 cm de ancho que sirve para muchas emergencias, y que lleva ilustradas y escritas las instrucciones. Se usa en campaña desde principios del s. XX.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
No duele nada

Esta mascarilla con un balón hecho con vejiga de cordero se usó en las campañas del Rif para administrar la anestesia antes de las intervenciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Éter y también cloroformo

Esta ampolla contenía varias dosis de estos somníferos, que se utilizaban como anestésico. Además, eran útiles en partos y amputaciones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fumigando soldados

Este inyector Tello se utilizaba en el primer tercio del siglo XX para desinsectar la ropa. Eso incluía la lucha contra los piojos. Tenía varios tipos de boquillas intercambiables.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un autoclave

La palabra suena como autogiro (precursor del helicóptero) pero en realidad es un esterilizador de instrumental para hospitales y laboratorios. Este es de finales del siglo XIX y se utilizó otros 30 años. Es una cámara hermética de vapor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡A Vietnam!

Sí, Franco mandó unidades de sanidad a Vietnam del Sur entre 1966 y 1968. Este casco y el emblema que ves en la esquina superior izda. de la página son de entonces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La tensión del combate

Este tensiómetro debió servir en las duras batallas de finales del siglo XIX, donde España combatió en varias campañas en el protectorado de Marruecos, y en los últimos años de la ocupación de Cuba. Se conserva en Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ampollas de cloruro potásico

Durante el primer tercio del siglo XX, fueron de uso generalizado en hospitales para reponer iones, sobre todo después de perder sangre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades