Pon un fenómeno paranormal en tu vida

Voces del más allá, presencias, abducciones… Son más normales de lo que parecen. La explicación está en tu cerebro

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ver fantasmas

Un equipo de neurólogos de la Universidad de Ginebra capitaneados por Olaf Blanke descubrió que al electroestimular la zona temporoparietal del cerebro de una paciente, esta decía que veía una figura inexistente, que describió como “joven y de sexo in­determinado”. Este descubrimiento po­dría explicar, además de la visión de fantasmas, los efectos de alucinaciones que se producen en en­fermedades mentales como la paranoia y ciertos estadios de la esquizofrenia. Esto no significa que quienes vean fantasmas tengan un problema psiquiátrico, sino que en un momento de­ter­minado, y posiblemente de forma esporádica, se ha producido una sobreestimulación en esta zona del cerebro concreta que produce esos efectos. Para la neurología, aún hay muchos “efectos” cerebrales desconocidos que podrían explicar lo considerado paranormal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sentir una presencia

El mismo neurólogo, Olaf Blanke, estudiaba el caso de una mujer con epilepsia. Para ello produjo una descarga con electrodos en el giro cingular izquierdo. Al sobreexcitar esta zona del cerebro, la mujer dijo sentir una presencia que la observaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salirse del propio cuerpo

Es el efecto de estimular la otra parte del giro cingular, la derecha, en la misma mujer con problemas epilépticos. Durante el experimento, dijo haberse visto a sí misma salir de su cuerpo mientras yacía en la camilla y colocarse  arriba, en el techo. “Me he visto a mí misma tumbada desde arriba”, aseguró.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ser abducido por los extraterrestres

Una investigación del psiquiatra canadiense Jean-Christophe Terrillon aseguró que la sensación de ser abducido era consecuencia de la “parálisis del sueño”. Y es que durante la fase REM, el cerebro da orden a los músculos de no moverse. Si en ese momento nos despertamos, notamos como si algo quisiera tirar de nosotros, sin poder movernos. También se ha demostrado que la estimulación de la superficie del lóbulo temporal hace que veamos luces y tengamos alucinaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Telepatía

Un equipo de científicos de la Universidad de Manchester (Inglaterra) ha creado un programa de realidad virtual para poner a prueba las capacidades telepáticas de 100 personas. Aunque los resultados finales de este estudio aún no han sido publicados, sus autores creen que hay mayor capacidad telepática cuanta mayor relación emocional existe entre ambas. Luego el cerebro emocional (sistema límbico, al que pertenecen hipocampo, amígadala, etc.)?parece ser la zona implicada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Luz al final del túnel

Un estudio de la Universidad del Centro de Ciencias Médicas en Charlottesville (EEUU) demostró que las que se denominan experiencias cercanas a la muerte, como ver la luz al final del túnel, no se tienen solo cuando se está a punto de morir. Un simple desmayo vale. Y es que parece que esa luz no es más que un efecto de la caída de niveles de oxígeno en el cerebro. La visión de un ser querido esperándonos puede provenir de nuestro circuito de memoria; por eso, unos visualizan a un familiar, y los más religiosos, a una deidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En ocasiones vemos caras

Cuatro casos de ‘pareidolia’, el efecto psicológico por el que un estímulo vago es percibido como una forma reconocible.

La virgen del sándwich. Diana Duyser, de Florida (EEUU) recibió un mensaje religioso por medio de un sándwich de queso que ella misma se había preparado. Según Diana, la Virgen María la miraba desde el pan de molde tostado. Entonces, lo puso a la venta en eBay, donde lo vendió por 21.000 euros. Lo que demuestra que no era la única en ver dicha cara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En ocasiones vemos caras

La pasión en una ostra. En diciembre de 2002, Matteo Brandi, el jefe de un café en Suiza, aseguraba a la Prensa local: “Cuando quise tirar una de las cáscaras de una ostra, esta permaneció pegada en mi mano, como si me llamara”. Y al despegarla, se dio cuenta de que la concha reflejaba el rostro de Jesuscristo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En ocasiones vemos caras

¿Quién gana más? Tronco con una supuesta imagen de la Virgen María que fue subastado a través de la web goldenpalace.com tras la estela de la rentable imagen del sándwich.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En ocasiones vemos caras

La verdadera cara de Marte. En 2006, la sonda Mars Express aterrizó en la región de Cidonia, en Marte. La misma en la que años antes se dijo que se vislumbraban rostros y se difundieron fotos demostrativas. La misión de la NASA comprobó que no había nada misterioso ni oculto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espectros y fantasmas

Efectos ópticos o truco informático, su existencia tiene siglos de historia
La dama misteriosa. Esta fotografía fue tomada en 1921, durante una sesión de espiritismo organizada por los investigadores psíquicos Gustave Geley y Charles Richet (premio Nobel de Fisiología en 1913). El lugar donde se capturó fue un laboratorio del Instituto Internacional Metapsíquico de París, y se usó luz de flash. Este instituto fue fundado en 1920 para establecer los métodos de investigación de los fenómenos paranormales. Sus estudios siguen siendo referencia para los centros de este tipo que permanecen hasta la actualidad. No ha habido ninguna prueba a favor ni en contra de la veracidad de esta fotografía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Casa encantada

Otro caso de los clásicos. La de la foto es la de Amityville, Nueva York, donde parece ser que un adolescente asesinó a su familia. Quienes han vivido allí después han sentido su “presencia”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades