Los hombres biónicos

Casos reales y asombrosos

El pasado 23 de octubre falleció Christian Kandlbauer. Quizá a muchos su nombre no les diga nada, pero para cientos de personas era todo un símbolo, ya que se trataba del primer conductor biónico. Este austríaco había perdido las extremidades superiores en 2006 por una descarga eléctrica, y le fueron sustituidas por dos prótesis. Una de ellas era un brazo mecánico cuyos movimientos dirigía únicamente por control mental, lo que le permitió recuperar su trabajo como mecánico.

Christian, además de un símbolo, era uno de los pioneros de una nueva generación que el biólogo francés Serge Picaud, investigador del Instituto de la Visión de París, ha definidido como “los hombres mecánicos”: personas que han sufrido mutilaciones, o que padecen minusvalías como la ceguera, y que encuentran en la tecnología de última generación el remedio

Los primeros ojos artificiales

En el Instituto de la Visión de París han conseguido un milagro: que cinco pacientes (en todo el mundo hay 32) invidentes puedan “volver a ver”. Todo, gracias a una prótesis de retina llamada Argus II. El ingenio consiste en una videocámara acoplada a unas gafas que convierte las imágenes captadas en impulsos eléctricos que son enviados a un chip con una matriz de electrodos implantada en la retina del paciente. Así se consigue que los impulsos luminosos se transformen en eléctricos para poder estimular las neuronas de la retina, lo que genera las respectivas percepciones luminosas en el área de la visión del cerebro.

Evidentemente, y al menos de momento, el paciente no recupera la visión total (eso sería un milagro), pero sí que puede percibir las formas, los volúmenes, los colores e incluso le es posible llegar a distinguir los contornos de las letras de gran tamaño. La mala noticia es que, al menos por ahora, esta tecnología solo es aplicable a pacientes de retinitis pigmentaria, una afección ocular que lesiona algunas de las capas de la retina, pero no los fotorreceptores, que pueden ser estimulados mediante el implante ocular.

Pero para José Alain-Sahel, director del Instituto de la Visión, todo es cuestión de tiempo. “Estamos trabajando en un nuevo proyecto”, explica, “para crear los implantes de futura generación, que van a permitir estimular de manera mas fina y selectiva las neuronas de la retina que después transmiten la señal hasta el cerebro visual. Y cada microelectrodo nuevo estará fabricado con diamante, y será tridimensional... Es una investigación que está dando sus primeros pasos, pero que abre las puertas a un futuro muy esperanzador.”

El milagro de dar marcha atrás

Que en la vida a veces hay que retroceder un paso para avanzar dos es algo que Sven Zarlig tiene claro. Aunque este austríaco lo dice en sentido literal. Amputado de la pierna izquierda desde los ocho años, lleva 30 trabajando en dispositivos mecánicos que suplan la extremidad que le falta. El último es una prótesis llamada Genium, que le permite algo sencillo para el resto: caminar en todas direcciones.

El funcionamiento de este dispositivo se basa en diez microprocesadores que miden el movimiento angular que inicia el paciente con la pantorrilla para “adivinar de una manera intuitiva” lo que quiere hacer. “Es una pierna realmente inteligente”, aclara Zarlig.Así, el aparato se prepara para caminar, subir una escalera o una rampa sin necesidad de que el usuario tenga que darle órdenes específicas. “Permite cambiar del paso corto a la zancada, del paso lento a la carrera, y como novedad, ir marcha atrás, algo que hasta ahora no puede hacer ninguna otra prótesis”, explica Zarlig. Gracias a ella, el paciente se mantiene de pie apoyado en una sola pierna, monta en bicicleta y sortea cualquier obstáculo.

La prótesis le permite, además, caminar a un ritmo de nueve kilómetros por hora, el doble que la marcha normal de un adulto. Pero el dispositivo, que se carga en dos horas y tiene para cinco días de autonomía, permite ir a cinco veces esa velocidad. “Y 45 kilómetros por hora ya es más de lo que corre Usain Bolt”, afirma Zarlig. “Si el usuario no puede ir a esa velocidad, no es porque la prótesis no sea capaz, sino porque su cuerpo no lo soportaría.”

Con el poder de la mente

Y adentrándonos ya en un terreno que parece propio de la ciencia ficción más exagerada, José del R. Millán, profesor en la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza, ha diseñado una silla de ruedas que puede moverse con el pensamiento. Pese a lo asombroso del concepto, su tecnología es bastante más simple de entender de lo que parece.

El paciente va equipado con un casco que realiza un encefalograma continuo de su cerebro y traduce sus estímulos neuronales, que, transmitidos a un pequeño ordenador conectado a la silla, permite interpretar sus órdenes. Así, al sujeto le basta con pensar que quiere moverse a la derecha para que la silla lo haga. El ingenio (que será comercializado, si todo va según lo previsto, en 2012) está equipado además con dos cámaras de vídeo laterales que captan cualquier obstáculo y permiten esquivarlo sin que el paciente tenga siquiera que dar las órdenes precisas para ese efecto.

Las fronteras de la medicina y de la robótica se confunden, por tanto, en esta nueva revolución sanitaria que puede cambiar de forma trascendental la vida de millones de personas afectadas por mutilaciones y diversas minusvalías. “Y esto es solo el principio”, explica el biólogo Serge Picaud. “La interfaz hombre-máquina sigue una senda muy precisa: la simbiosis de la tecnología con los tejidos vivos hasta el punto de que no habrá distinción entre ellos. Sé que suena a fantasía, y aún estamos lejos de lograrlo. Pero el progreso es imparable.”Si el experto está en lo cierto, ese futuro día podremos decir que los ciegos por fin ven y los inválidos andan. El milagro, científico eso sí, se habrá hecho realidad. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Brazos guiados por el cerebro

Los médicos pudieron implantarle las prótesis a Chris gracias a que aún conservaba parte de los nervios de los miembros amputados. Sus nuevos brazos biónicos iban equipados con receptores que captaban las señales neurológicas y las interpretaban para realizar los movimientos.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Prótesis articuladas

Cada brazo constaba de siete articulaciones que, a diferencia de todas las prótesis existentes, podían accionarse a la vez. Este es un concepto revolucionario en el mundo de las prótesis porque permite imitar casi la totalidad de movimientos de un brazo auténtico.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un triste desenlace

Gracias a sus brazos mecánicos, Christian pasó un examen especial de conducir y pudo recuperar su antiguo trabajo. Desgraciadamente, falleció poco después en un accidente de tráfico. Su muerte le ha convertido en el símbolo de la nueva generación de hombres-biónicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los ciegos ven

Tras vivir veinticinco años sumido en la más completa oscuridad, Gilles es uno de los primeros cinco pacientes franceses a los que se les ha implantado esta retina artificial. En todo el mundo hay 32 que, como él, también la utilizan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un implante de lujo

La retina artificial está compuesta por sesenta electrodos que estimulan las neuronas de la retina. Su precio es de cincuenta mil euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aprendiendo a leer

Aunque no ha recuperado la visión completa, Gilles es ahora capaz de distinguir las letras de mayor tamaño, aparte de contornos y volúmenes de personas y cosas. Para el paciente se ha abierto todo un mundo de nuevas sensaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Veterano de guerra

Gerhard Grunder es un militar que perdió la pierna derecha en Afganistán. Él se ha convertido en uno de los primeros pacientes que utilizan la prótesis Genium. Gracias a ella, su vida ha dado un cambio radical y no solo puede practicar sus viejas aficiones, como montar en bicicleta, sino que, además, ha recorrido media Europa en moto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una prótesis inteligente

La prótesis de la pierna está compuesta por quinientas piezas.
Catorce de ellas son microprocesadores que capturan la presión de cuerpo y, por medio de esos datos, interpretan la dirección en la que quiere moverse la persona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El auténtico X-Men

Al igual que el profesor Xavier, líder de los mutantes de la ficción,  Michelle Tavella es un estudiante que muestra el ELa silla está conectada a un escaner que procesa los estímulos neuronales del paciente. baste con que este piense que desea, por ejemplo, moverse a la derecha, para que la silla obedezca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud