Teñidos de rojo

En España se practican 5.000 transfusiones al día, y gracias a ellas se salvan diariamente 60 vidas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rastro rojo

El reguero dejado por la caza de focas ha ido a más. Canadá, el país con mayor número de capturas, ha pasado en 20 años de 19.000 a 270.000 focas cazadas. Noruega ofrece esta práctica como reclamo turístico desde hace cinco años.

La dieta milagrosa

Algunas tribus africanas, como los Masai, beben sangre de las terneras porque creen que les hará más fuertes, y también como rito de fertilidad. La dieta no tiene estos efectos “milagrosos”. ¿Podría propalar algunas infecciones? La más temida, el sida, no. La ingesta de sangre no es una vía de transmisión.

Las otras guerras

El pingüino, como las focas, también es objetivo de los cazadores. En este animal, una pérdida de líquido es mortal (tiene un litro y medio). En los humanos, el límite está en el 50%; un 10% es tolerable; a partir de un 30%, grave.

La red más extensa

El organismo tiene 96.000 kilómetros de vasos. La exposición El cuerpo humano, que ha recorrido medio mundo, muestra en cadáveres plastinados esa tupida red que transporta alrededor de 5 litros de sangre, el equivalente a un 8% del peso del cuerpo.

Herramienta de quirófano

No hay más que ver cómo quedan los guantes de un cirujano después de una intervención para darse cuenta de que la sangre en un quirófano es tan importante como disponer de la última tecnología. En los quirófanos ya hay máquinas que recogen la que pierde el paciente en la operación para luego transfundírsela, pero todavía se retrasan intervenciones por falta de reservas de un grupo determinado.

El cordón de la vida

Hace diez años que empezaron a funcionar los bancos de sangre de cordón umbilical. Su utilidad médica está fuera de toda duda, pero ¿merece la pena guardar la muestra en un banco privado? El argumento que se usa es: “Por si acaso”. Sin embargo, la probabilidad de necesitar sus células para un autotrasplante es del 0,1%.

Cuello de botella

Con los años, las arterias acumulan en sus paredes placas de grasa que obstruyen el paso de la sangre. Como en una tubería de agua, la intervención más habitual para dejarla limpia consiste en quitar estos depósitos; la operación se llama endarterectomía. También se coloca una especie de globo (stent) para mantener la arteria abierta.

Una réplica artificial

Fabricar sangre sigue siendo un privilegio del cuerpo. La hemoglobina artificial que se ensaya desde 1996 ha dado mal resultado: los receptores tienen un 30% más de mortalidad respecto a la transfusión normal.

Camino al norte

La ruta hacia el cerebro tiene dos autopistas: las arterias carótidas (una a cada lado del cuello) y dos carreteras, las vertebrales. La carótida es muy fácil de detectar: es el vaso que se nos hincha cuando estamos muy enfadados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud