Transformar lo bueno en malo

Así se convierte el ‘estrés bueno’ en ‘estrés malo’

Lo natural. Surge una nueva necesidad (por ejemplo, un cambio de trabajo).

El organismo se activa, y esto es lo natural y saludable.

Se dispara el nervio simpático y se liberan adrenalina y otras hormonas del estrés.

El dilema. No podemos con esa nueva situación. Buscamos energía extra para mantener la alerta, y ese “subidón” hormonal se mantiene en nuestro organismo innecesariamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Agotamiento. No podemos gestionar esa sobrecarga. El organismo no cumple bien sus funciones digestivas, circulatorias, respiratorias y reproductoras. Aparecen los síntomas típicos del estrés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud