Moverse por el cerebro

image
Los números pueden ser comunes a una misma tarea (por ejemplo, el lenguaje). Depende de cada individuo. Con los papeles en blanco se identifica la zona en la que se sospecha que se encuentra el tumor.

Para “andar” por el encéfalo, los cirujanos recurren a un GPS nada tecnológico, pero muy eficaz.

Cada vez es más frecuente que, una vez se ha hecho la craneotomía, identifiquen una a una las zonas que regulan el lenguaje, la sensibilidad y el movimiento, entre otras.

Así, pueden operar causando el menor daño posible en estas funciones. El paciente tiene que permanecer despierto durante gran parte de la intervención.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud