El misterio de los gusanos caníbales

El misterio de los gusanos caníbales

El reino animal no para de sorprender con sus complejos sistemas vitales. Un estudio reciente ha demostrado que los gusanos nematodos canibalizan sus propios intestinos para sintetizar yema para sus huevos, lo que fomenta su envejecimiento. Lo que les ayuda a reproducirse también perjudica su calidad de vida y hasta puede provocarles tumores uterinos.

El genetista David Gems, de la Universidad de Londres, es uno de los principales autores de esta investigación. Sostiene que cuando se alteraron los genes de las yemas de los huevos, los intestinos de los animales no se desintegraron, lo que permitió que, por un lado, vivieran más tiempo, y, por otro, confirmaba la idea de que comerse sus propias entrañas también provocaba que viviesen menos días (su esperanza de vida suele ser de tres semanas).

Gems extrapola los resultados del estudio a seres humanos y defiende que «cuando envejecemos, no es que nos gastemos, sino que nuestros propios genes nos están destruyendo». No digerimos nuestros propios intestinos para producir otros elementos, pero los continuos procesos orgánicos internos podrían fomentar el envejecimiento del cuerpo.

Fuente: ScienceMag

Redacción QUO

Comentarios (0):

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El misterio de los gusanos caníbales

El misterio de los gusanos caníbales

El reino animal no para de sorprender con sus complejos sistemas vitales. Un estudio reciente ha demostrado que los gusanos nematodos canibalizan sus propios intestinos para sintetizar yema para sus huevos, lo que fomenta su envejecimiento. Lo que les ayuda a reproducirse también perjudica su calidad de vida y hasta puede provocarles tumores uterinos.

El genetista David Gems, de la Universidad de Londres, es uno de los principales autores de esta investigación. Sostiene que cuando se alteraron los genes de las yemas de los huevos, los intestinos de los animales no se desintegraron, lo que permitió que, por un lado, vivieran más tiempo, y, por otro, confirmaba la idea de que comerse sus propias entrañas también provocaba que viviesen menos días (su esperanza de vida suele ser de tres semanas).

Gems extrapola los resultados del estudio a seres humanos y defiende que «cuando envejecemos, no es que nos gastemos, sino que nuestros propios genes nos están destruyendo». No digerimos nuestros propios intestinos para producir otros elementos, pero los continuos procesos orgánicos internos podrían fomentar el envejecimiento del cuerpo.

Redacción QUO

Comentarios (0):

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Quo

El cambio climático podría estar acelerándose

Por 24 junio, 2021 Cambio climático

Un nuevo borrador del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), augura que las terribles consecuencias del cambio climático podrían afectarnos antes de lo esperado.

Un enorme mega cometa se dirige a nuestro Sistema Solar

Por 23 junio, 2021 AstroCIENCIA

Los astrónomos han descubierto un enorme objeto que entrará en nuestro sistema solar y alcanzará la órbita de Saturno en 2031

Las mariposas que cruzan el desierto del Sahara

Una mariposa muy común en el noreste de España viaja más de 12.000 kilómetros y cruza el Sahara en la mayor migración de insectos conocida

Por qué los árboles crecen de noche

Los árboles forman nuevas células utilizando los hidratos de carbono que producen tras la fotosíntesis y dan “el estirón” cuando anochece

ROS Film Festival

ROS FILM FESTIVAL 2020

HISTORIAS MÍNIMAS

ROS FILM FESTIVAL 2020